# Geoestrategia, Geopolítica

Apoyo de Inteligencia a las operaciones de engaño en el nivel operacional I

INTRODUCCIÓN

 

Las publicaciones especializadas en ciencia militar clasifican a los conflictos según “épocas o generaciones” diferenciándolas por su forma y naturaleza. Las FFAA argentinas actuales desarrollaron su doctrina, organización y equipamiento para cumplir con su misión en el marco de los denominados “Conflictos de tercera generación”, caracterizados por el empleo del instrumento militar en ambientes convencionales aplicando conceptos relacionados a la maniobra (guerra de maniobras o guerra relámpago[1]). Este tipo de guerra tuvo su génesis en el período entre la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial (IIGM), las operaciones que se ejecutaron en el nivel operacional contaron con importantes aportes relacionados al engaño, siendo prácticamente un concepto obligatorio a tener en cuenta para la correcta aplicación de los principios de la conducción. Algunas de las operaciones de engaño que se pusieron en marcha durante esta guerra fueron: Fortitude, Barclay y Mincemeat. A partir de este conflicto moderno, las operaciones de engaño se materializaron en la mayoría de las guerras convencionales.

Por operaciones de engaño se entiende a las:

Operaciones destinadas a generar en el  blanco[2], normalmente establecido como tal a elementos de decisión y a los medios de obtención,  un cuadro de situación erróneo o una percepción distorsionada de la situación para inducir a decisiones  desacertadas, que favorezcan las acciones propias y afecten negativamente las del enemigo (efecto deseado sobre el blanco). Tales operaciones deberán formar parte de un conjunto mayor de operaciones destinadas al logro de la superioridad de  información (operaciones psicológicas, electrónicas, de seguridad, de inteligencia, de contrainteligencia, de información, etc.).

La sincronización del sistema de operaciones, potenciará los resultados buscados. Si las operaciones de engaño no se encuentran encuadradas, se corre el riesgo de que estas no cumplan con el efecto deseado por facilitar la obtención de información real a los medios enemigos.

Dichas operaciones podrán ejecutarse para ocultar las verdaderas intenciones, capacidades, despliegues, centro de gravedad (defensivas), o para inducirlos a develar sus intenciones mediante la inacción o acciones precipitadas (ofensivas).

Las operaciones de engaño podrán planificarse antes de la ejecución de las operaciones cercanas, durante las mismas o con posterioridad a su desarrollo[3].

Conforme a esto último, la operación de engaño debe tener una vinculación con la operación cercana, ya que ella no tiene entidad por sí misma sino que la adquiere en el efecto que logra en apoyo a estas operaciones cercanas.

Clausewitz en su libro “De la Guerra” establece que la incertidumbre será normal en el campo de combate y mayor a niveles más altos de la conducción. Sin embargo, afirma que la incertidumbre estaba causada por algunos factores, como la falta de información  en oportunidad, los problemas para transmitir información, las acciones de engaño del enemigo, etc. “Una gran parte de la información que se obtiene en la guerra resulta contradictoria, otra parte más grande es falsa, y la parte mayor es, con mucho, un tanto dudosa”[4]. La misma afirmación se encuentra en el libro “Deception in war” (Engaño en la guerra) de Jon Latimer[5].

En la actualidad, los problemas de transmisión y de oportunidad ya no son tales debido a los avances tecnológicos. Estos avances tecnológicos en el campo militar hacen que la incertidumbre del combate esté representada por el desconocimiento de los planes del enemigo y de sus intenciones (información más abstracta) y no por la falta de datos sobre lo que ocurre en el terreno, y en este marco es donde adquieren importancia las operaciones de engaño.

Para el desarrollo de este tipo de operaciones es necesario contar con inteligencia precisa sobre los blancos que se pretenden afectar, los que normalmente estarán  representados por los Sistemas de comando, control, comunicaciones e inteligencia (C3I) del enemigo.

Esta inteligencia necesaria para el apoyo de las operaciones de engaño es diferente a la requerida en el nivel táctico, y diferente a la que los medios de obtención tácticos actuales de las FFAA están capacitados para obtener.

La información precisa sobre los blancos estará referida a perfiles psicológicos, prejuicios aptos para ser explotados, paradigmas que enmarquen su pensamiento (del blanco),  estados de ánimo que puedan influir en las decisiones, relaciones interpersonales entre decisores y asesores, niveles de confianza, resistencia a la presión de factores del ambiente operacional[6], restricciones impuestas, etc.

Es importante comprender que esta información normalmente deberá obtenerse con anticipación suficiente, previa a su necesidad de empleo, ya que cuando surja la necesidad, recabarla será complejo y complicará el planeamiento en desarrollo.

La complejidad de su obtención estará determinada por cuestiones relacionadas a la selección de los medios aptos para obtener la información, dificultad para la infiltración, generación de las células operativas y de apoyo, identificación de las fuentes, determinación de los procedimientos correctos para su explotación y oportunidad para ejecutarlos, reclutamiento de colaboradores e informantes, transmisión de la información obtenida, análisis y proceso de la misma, diseminación de la inteligencia resultante a quienes la necesiten; y que esta inteligencia realmente sirva a los fines de la operación para la cual fue requerida. Si no sirviera, todo el proceso debe continuar ejecutándose. Todas las actividades mencionadas requieren de un tiempo considerable de ejecución (por ejemplo el reclutamiento, instrucción en inserción de un colaborador, de acuerdo a manuales derogados – Inteligencia aplicada- podría llevar de tres a cinco años).

Todo lo expuesto fundamenta la importancia de determinar con anticipación la inteligencia necesaria para apoyar las operaciones de engaño, que permita a los órganos de inteligencia la obtención y proceso de la información necesaria y su diseminación en oportunidad. Otro punto a tener en cuenta es la oportunidad en que se puede presentar la necesidad de la ejecución de una operación de engaño.

En este sentido, la finalidad del trabajo es responder cómo se materializa el apoyo de inteligencia a las  operaciones de engaño, en el nivel operacional.  La premisa básica desde la que se parte, es que el apoyo de inteligencia necesario para el desarrollo de las operaciones de engaño en el nivel operacional podrá desarrollarse sólo mediante la ejecución de Operaciones Especiales de Inteligencia que involucren medios de ejecución de inteligencia, cuya organización, equipamiento e instrucción sea específica para operar en el nivel operacional.

Los conceptos que se analizan en este trabajo eventualmente podrán servir para el desarrollo de la doctrina de engaño, inexistente en el cuerpo doctrinario de las FFAA argentinas, y para el completamiento de la doctrina de inteligencia y de contrainteligencia.

Asimismo podría sentar las bases para la instrucción y el desarrollo de ejercitaciones de los oficiales del Estado Mayor General, y para la experimentación sobre la inclusión de nuevos miembros del Estado Mayor Especial, y de sus relaciones funcionales con el Estado Mayor General, como así también para la determinación de sus responsabilidades y funciones, antes, durante y después del desarrollo de las operaciones.

Este trabajo está estructurado en dos partes fundamentales, la primera orientada a explicar la simultaneidad de los planeamientos y las necesidades de inteligencia para apoyar este tipo de operaciones. En este sentido, el estado mayor (por medio de sus departamentos) deberá estar en condiciones de planificar varias operaciones simultáneas, y el C2, de satisfacer las necesidades de información e inteligencia (diferente para cada área y campo de la conducción, y para cada operación específica). Esta información específica es el nexo entre los capítulos, ya que en el primero se establece que información se necesita para el desarrollo de las operaciones de engaño, y en el segundo, cuales son los medios adecuados para su obtención (medios de ejecución) y el sistema de inteligencia necesario para la ejecución de las operaciones destinadas a tal fin.

[1] Escuela Superior de Guerra – El advenimiento de la IV generación de la guerra – Texto contenido en los apuntes de cátedra de la Especialización Universitaria en Historia Militar Contemporánea –– Año 2013 – Materia: Pensamiento militar contemporáneo – Unidad didáctica Nro 2 – Material Digital.

[2] Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas – RC 00 – 02 Diccionario para la acción Militar Conjunta – 1999 – Pág. B – 4 – 5.Blanco: Objetivo material seleccionado, sobre el cual se ejerce la acción –

[3] Vallejos, Gastón D. – Análisis de la Operación Mincemeat sobre la base de la doctrina anglosajona actual – Escuela Superior de Guerra – Año 2012 – Cap IV – Bases para el desarrollo de la doctrina propia – Pág. 88.

[4] Clausewitz, Carl Von – De la Guerra – Cap. VI La información en la guerra – Versión digital de Libros.dot.

[5] Latimer, Jon – Deception in war, the art of the bluff, the value of deceit, and the most thrilling episodes of cunning in military history, from the trojan horse, to the gulf war. –The overlook press – Woodstock & New York – Edición 2001 – Cap 2 – The information battle – Pág. 39.

[6] Se entiende por ambiente operacional al conjunto de factores de diversa naturaleza que existen en forma estable y semiestable en una determinada región. Ellos influirán en la determinación de la composición, magnitud, equipamiento y aptitud de las fuerzas que en él deban intervenir, como así también en la aplicación de su poder de combate. El ambiente operacional, además de tener un marcado efecto sobre la doctrina, podrá imponer ciertas limitaciones a la conducción de las fuerzas del IMT (cualquiera sea su nivel), las cuales incidirán esencialmente sobre la libertad de acción. Tales restricciones serán normales y ocurrirán en mayor o menor grado en el desarrollo de todas las operaciones militares. Factores componentes del ambiente operacional: la influencia de la política y la estrategia nacional y militar, el ambiente geográfico, la composición y capacidades de las fuerzas enemigas,  las características de la lucha, los sistemas de armas que pueden emplearse,  el marco de la conducción militar (específico, conjunto o combinado) – Ejército Argentino – ROB 00 – 01 – Reglamento de Conducción del Instrumento militar terrestre – Ed 1992 –  Cap II – El instrumento militar terrestre – Sec II – El ambiente operacional – Pág. 24.

CAPÍTULO I

OPERACIONES DE ENGAÑO E INTELIGENCIA

  • RELACIÓN ENTRE LAS OPERACIONES DE ENGAÑO Y OTRAS OPERACIONES

Actualmente, las operaciones de engaño no se conciben aisladas. Este tipo de operaciones guardan una estrecha relación con las operaciones de inteligencia, de contrainteligencia, con las operaciones de información, con las psicológicas y con otras operaciones no letales y letales, en particular las ejecutadas por Fuerzas Especiales, que se ejecutan con la finalidad positiva de obtener la superioridad en el manejo de la información y la creación de percepciones favorables a los objetivos propios, tanto en la población como en los integrantes de las fuerzas propias y enemigas. Asimismo, estas operaciones no letales tienen una finalidad negativa de negar el manejo de la información certera al enemigo, negar el empleo del ciberespacio, negar el apoyo de la población y engañar sobre los verdaderos objetivos, para encontrar la menor resistencia posible en su búsqueda.

Este complejo sistema de operaciones no letales tiene un factor de éxito: la sincronización. Durante el planeamiento de las operaciones tendientes a alcanzar los objetivos operacionales (operaciones cercanas) y el estado final operacional deseado[1], el comandante y su estado mayor deben determinar la necesidad de ejecución de las operaciones que apoyen y faciliten la consecución de estos objetivos operacionales, para economizar fuerzas, medios, recursos y tiempo.

Estas operaciones que se desarrollarán, ya sea en forma simultánea o secuencial, sincronizando los efectos, deben contar con información particular que permitan su planeamiento en un contexto de mayor certidumbre. Si bien existe relación entre las operaciones, la información necesaria para el planeamiento y ejecución de cada una varía sensiblemente, al igual que los medios necesarios para obtenerla, como se puede observar en la Tabla Nro 1- Información necesaria para el planeamiento de operaciones.

TABLA Nro 1:  Información necesaria para el planeamiento de operaciones

(Fuente: Elaboración Propia)

TIPO DE OPERACIÓN INFORMACIÓN INICIAL NECESARIA

 

INFORMACIÓN DE EFECTOS Y RESULTADOS
CERCANA Sobre el ambiente operacional (enemigo, terreno y condiciones meteorológicas, alianzas, restricciones, apoyos, armamento, procedimientos, políticas, etc.), objetivos operacionales, centro de gravedad enemigo, capacidades iniciales, etc. Evaluación de daños, refuerzos, modificación de capacidades, operaciones en desarrollo, modificación de actitud operacional, etc.
ENGAÑO Sobre los perfiles, prejuicios, estados de ánimo, etc de los decisores enemigos y de su sistema C3I. Índices de incidencia del engaño, efectos secuenciales, aspectos que necesitan ser reforzados, etc.
PSICOLÓGICAS Vulnerabilidades de los diferentes públicos blancos (tropas o población). Evaluación de efectos sobre el público blanco, modificación de debilidades y vulnerabilidades, etc.
INFORMACIÓN Sistemas informáticos, Medios de Comunicación Masivos, sistemas de comunicaciones civiles y militares, etc.

 

Evaluación de incidencia sobre el manejo de información, empleo de sistemas informáticos, debilidades y vulnerabilidades de los sistemas de telecomunicaciones civiles y militares, etc.
CONTRA

INTELIGENCIA

Actividades de inteligencia del enemigo. Detección, control, neutralización o pérdida de redes de inteligencia enemigas.

 

De acuerdo a esta información particular necesaria, el departamento de inteligencia será responsable de proveer de inteligencia a los elementos (divisiones del Comando, etc) que planifican cada operación. Para ello estos elementos particulares deberán determinar sus Elementos Esenciales de Inteligencia (EEI), el C2 (jefe de Inteligencia del Comando Operacional) deberá concentrarlos, el comandante deberá aprobarlos y el departamento inteligencia deberá planificar su obtención, teniendo en cuenta las normas para la producción de inteligencia[2]. En el Gráfico Nro 1 se visualizan las diferencias en la obtención, proceso y uso de la información necesaria en las operaciones cercanas y en las operaciones de engaño.

En base a la información básica disponible, y a los modos de acción establecidos por el Estado Mayor General para la consecución del objetivo operacional principal y los objetivos operacionales secundarios, el Comandante del Teatro de Operaciones deberá establecer el efecto deseado de engaño para apoyar a las operaciones.

Una vez establecido el efecto, el elemento responsable de planificar el engaño (para este trabajo lo denominaremos “División Engaño”) deberá comenzar su proceso de planeamiento particular para alcanzar este efecto deseado.

1.2  CICLO DE PLANEAMIENTO DE LAS OPERACIONES DE ENGAÑO – RESPONSABILIDADES DEL DEPÀRTAMENTO C2 Y C3.

Una vez establecido el efecto necesario (paso Nro 1), el Departamento Inteligencia deberá establecer cuáles son los “blancos[3]” tentativos aptos para aplicar el engaño (paso Nro 2).

Existen tres tipos principales de blancos: Los decisores, los asesores (Integrantes de los órganos de dirección), y los medios de obtención de información /ejecución de inteligencia.

Cuando se hace referencia a “Decisores”, se incluirá al Comandante Operacional, a los comandantes divisionales y pueden considerarse hasta los comandantes de Grandes Unidades de Combate.

Respecto de los “asesores”, se hace referencia  a los integrantes del departamento Inteligencia, en particular al C2, al Oficial de contrainteligencia, a los Jefes de inteligencia de los comandos específicos de las divisiones, y de las brigadas. Estos oficiales que han sido mencionados, representarán a las “cabezas” de los sistemas y subsistemas de Inteligencia, y principales asesores de los comandantes de cada nivel. Sin embargo, en muchas oportunidades, los jefes de inteligencia, interpretan la información ya procesada por los analistas. Por ello, pueden considerarse también como blancos a los analistas del Orden de Batalla de cada uno de los niveles.

Los medios de obtención / ejecución (considerados blancos) no diferirán en su definición de los considerados por la doctrina vigente en el Ejército Argentino[4], ni en las Fuerzas Armadas.

Una vez que se han establecido el/los blancos posibles, se deberá contrastar la información disponible sobre los mismos, y las necesidades de información no disponible, que deberá ser obtenida, para permitir el planeamiento del engaño (paso Nro 3). Esta información motivará a su vez, el planeamiento de las operaciones de inteligencia necesarias  (paso Nro 4 -Ver gráfico Nro 2). En base a los resultados de la información obtenida, se podrán determinar en forma más precisa, cuáles serán los blancos factibles de ser afectados, determinando la compatibilidad de las características del blanco, con el efecto deseado a alcanzar con la operación de engaño, establecido por el Comandante (paso Nro 5). La operación de engaño variará sensiblemente de acuerdo al blanco elegido: Si su aplicación se ejecutara sobre los decisores/asesores (Ejemplo: Operación Fortitude[5] – Operación Barclay, etc.), o en forma directa sobre los medios de obtención, e indirectamente sobre los decisores (Ejemplo. Operación Mincemeat[6]).

Si la aplicación será efectuada sobre los decisores y/o asesores, normalmente la operación será planificada y ejecutada por la “División” engaño dependiente del C3, pero si la aplicación se ejecutara sobre los medios de obtención y/o ejecución, la responsabilidad de planeamiento y ejecución recaerá sobre la “División” engaño dependiente del C2 y en particular del Oficial de Contrainteligencia, ya que el conocimiento sobre la operación de los medios de inteligencia enemigos, son cuestiones de su ámbito.

Una vez precisado el blanco, y sus características (debilidades), se procederá a determinar  cómo se explotarán las debilidades (paso Nro 6), incluyendo la situación de presión que se deberá generar en el blanco para disminuir sus defensas conscientes, y proporcionarle a la operación de engaño un escenario de mayor probabilidad de éxito[7].

El paso siguiente (paso Nro 7) será la elaboración de la guía de eventos que reforzarán la información inicial o que confirmarán las inferencias y conclusiones sobre las que se quiere inducir al enemigo. Cuando ya se hayan determinado los elementos informativos del engaño, se definirán qué tipo de técnicas[8] y procedimientos[9] se emplearán       para lograr la inserción de la información en el sistema de inteligencia del enemigo para facilitar el logro del efecto deseado sobre el mismo (paso 8).

Los medios de obtención de información/ejecución de inteligencia deberán operar nuevamente para permitir la evaluación del grado de incidencia que la operación de engaño está teniendo, para lo cual se debe confeccionar el plan de obtención que los direccione (paso 9). En base a esta información, el plan de engaño continuará como estaba previsto, o se deberá redireccionar, materializando esta acción en la modificación de la guía de eventos, y modificación de técnicas y procedimientos (paso Nro 10). Los pasos 1 a 8, normalmente,  serán de carácter lineal y los paso 9 y 10 serán de carácter circular, o sea que se pueden ejecutar tantas veces como sean necesario (Ver Gráfico Nro 2 – Pasos del Ciclo de planeamiento de las operaciones de engaño).

1.3       INFORMACIÓN E INTELIGENCIA ESPECÍFICA NECESARIA PARA LA ELABORACIÓN DE LOS PLANES DE ENGAÑO

“Jamás ganó una guerra un General con problemas de conciencia o sin deseos de abatir hasta el fin al enemigo”

General de Brigada Shelford Bidgwell – Modern Warfare

Los conceptos vertidos en este punto, materializan el apoyo de inteligencia, principalmente para los pasos 2, 3, 4 y 9 del ciclo de planeamiento de las operaciones de engaño.

 

1.3.1    Personalidad, Conducta y mecanismos defensivos inconscientes de los blancos

 Es importante entender que las operaciones de engaño encuentran su base en situaciones preexistentes en los blancos (creencias, prejuicios, paradigmas, etc) de aquí que, la primera necesidad para el planeamiento estará relacionada a la personalidad[10] y temperamento[11] del blanco seleccionado. Para ello, se debe determinar la estructura inconsciente que establece la conducta[12] del blanco, y con ello, los mecanismos defensivos inconscientes contra las situaciones de angustia. Estos mecanismos de defensa de una persona, son los que definen su reacción automática, deliberada o instintiva, rígida o flexible, ante una situación presentada en el ambiente operacional sobre la que debe decidir. Justamente, las debilidades de un sujeto están  representadas por los mecanismos defensivos inconscientes y las causas que le producen angustia y que activan estos mecanismos, que pueden interferir con la respuesta racional.

Los métodos más eficientes para determinar estas vulnerabilidades relacionadas a la conducta son los test gráficos o test de Rorschach[13]. Las corrientes norteamericanas de psicología “prefieren” las herramientas más mensurables como los cuestionarios. Sin embargo, estos están condicionados por las vivencias actuales y por el control consciente de la respuesta emitida por el blanco.

1.3.2    Timia o Estado de ánimo de los blancos

Se denomina timia[14] al comportamiento exterior del individuo, considerado más especialmente en relación a su estado de ánimo. El estado de ánimo[15] es una forma de estar del sujeto de duración variable, que afecta (para el sujeto) su visión de la realidad.

Ya sea la timia o estado de ánimo, sufren oscilaciones en su valencia  (de la activación a la depresión y viceversa). Sin embargo, suele predominar alguno de ellos definiendo el humor del sujeto que se estudia. Si este estado psicológico se mantiene dentro de los límites normales, se denomina eutimia[16] (estado entre la hipertimia y la distimia). Hay científicos como Robert Thayer que consideran a la timia como la relación entre estado energético[17] (de más cansado a más activo) y estado de tensión (de calma a mayor tensión), considerando como el mejor de los casos al estado calmo – energético y el peor, tenso – cansado. Este estado de la persona puede determinarse a distancia por su escritura (grafología) o por su lenguaje corporal (neurolingüística) en el análisis de una filmación.

1.3.3    Aspectos culturales y familiares de los blancos

Relacionado a este aspecto, el sujeto, desde su nacimiento, estuvo sometido a la interacción con un entorno que ha contribuido a la formación de su carácter. Por ello es importante conocer a que conjunto de valores (religiosos, culturales, educativos, etc) ha sido expuesto, cuales ha afianzado, sobre qué paradigmas ha basado su educación, qué principios ha aplicado a lo largo de su vida para la resolución de problemas y como ha influido esto en su desempeño en situaciones de tensión (deportes, exámenes, etc).

Resulta importante estudiar la visión de la vida (y de la muerte) dada por la civilización y subcivilización a la que pertenece el individuo[18]. Todos estos aspectos pueden orientar sobre el respaldo cultural sobre el que el individuo basará su respuesta consciente y la lógica que guiará su desempeño (que puede diferenciarse sensiblemente de la lógica propia, por lo que el analista debe entender este aspecto para poder establecer una evolución probable de una decisión del sujeto estudiado).

Otro aspecto que interesa en este punto es su historia familiar,  su relación actual con sus afectos, y la influencia de éstos, como factores productores de angustia y de afectación negativa de su estado de ánimo, aptos para ser explotados, creando de esta manera, las vulnerabilidades necesarias para facilitar la inserción de la operación de engaño.

A los aspectos señalados, hay que sumar el conocimiento de los vicios, hobbies, intereses en tiempo libre, nivel económico y sus actividades secundarias, cuestiones que pueden ser aprovechadas o explotadas en las operaciones de engaño o en la generación de la presión previa.

1.3.4    Estructura de la sociedad y de los medios informativos del enemigo/oponente

La necesidad de información para el desarrollo de una operación de engaño en el nivel operacional debe considerar a los actores que permiten, facilitan, o entorpecen el flujo de la información, y que tipo de información se supone apta, y cual resulta más factible de ser descartada. Tanto las características de la sociedad, como de los medios de comunicación social y la estructura administrativa tienen mayor influencia en este nivel, por lo tanto adquieren importancia como factores a tener en cuenta en el planeamiento del engaño. Aquí, cobra importancia el aspecto técnico de las telecomunicaciones, tanto civiles como militares, y la evaluación sobre la posibilidad de intromisión e interferencia. Otro factor importante es determinar las características éticas y morales de los medios de comunicación social o masivos (MCS o MCM), y las mismas condiciones en los formadores de opinión, que permitan establecer debilidades aptas para ser explotadas, teniendo en cuenta que los medios normalmente obedecen a intereses, que pueden estar contrapuestos a los intereses políticos y estratégicos del enemigo. Es por eso que las operaciones psicológicas representan un aspecto fundamental para ser considerado en las operaciones de engaño.

Otro aspecto a tener en cuenta, es la estructura de inteligencia y de contrainteligencia (que esté o no siendo empleada en el TO), sobre la cual intervenir para llegar con el engaño, tanto en el nivel operacional, como en el estratégico militar y nacional, que indirectamente pueden influir en el Comandante del TO.

Todos estos aspectos son los que permitirán la inserción,  control y dirección de las operaciones de engaño.

1.3.5    Características de los asesores y las relaciones interpersonales

En este aspecto se pueden considerar a los miembros de los estados mayores y de aquellos a quienes el blanco considere como individuos de confianza, de los que recibe asesoramiento. Los medios de obtención deberán establecer estas relaciones, y determinar las características de los mismos (gráfico de contactos).

Otro aspecto es la idiosincrasia de los institutos donde se forman los asesores. Básicamente, los institutos (como las Escuelas de Guerra) pueden formar en la honestidad profesional para el asesoramiento, o en la “asistencia” incondicional a los comandantes. Pero este aspecto va en estrecha relación con la visión de la autoridad en la idiosincrasia del enemigo. No es lo mismo la sumisión histórica de la cultura hinduista, que la aguerrida concepción de los pueblos anglosajones, y esto vale también para el asesoramiento, y para la formación de los asesores.

El conocimiento acabado de la relación entre el comandante y los asesores, es un aspecto fundamental para el planeamiento del engaño. Dos ejemplos históricos claros son Adolf Hitler[19], y su conocida desconfianza, necesidad de centralización, incapacidad para tolerar la frustración, y el mando extremadamente autoritario, características que hacían que los buenos y honestos asesoramientos no llegaran a resultados positivos, y peor aún, que los asesores sintieran temor de brindar este asesoramiento, causa por la cual, decían lo que Hitler quería escuchar, para así evitar el castigo.

Otro caso emblemático es el del presidente argentino Hipólito Irigoyen, a quien sus asesores, para no preocuparlo con la dura realidad que estaba viviendo el país durante su segunda presidencia, y ante el delicado estado de salud del mandatario, sus asesores le hacían imprimir un diario[20] que mostraba una realidad falsa, ya sea para cuidar de su estado de salud o para satisfacer intereses personales de sus asesores.

En ambos casos se dio la creación de falsas realidades, aunque con fundamentos diferentes (miedo, compasión, intereses personales). Esta es una muestra clara, ya sea de la influencia o de la ineficiencia de los asesores, que debe considerarse en el planeamiento del engaño.

1.3.6    Indicios de incidencia del engaño

Se denomina indicios de engaño a las muestras (datos, hechos, decisiones) de que el enemigo “ha mordido el anzuelo”. Respecto a los indicios de incidencia, serán diferentes para cada operación de engaño en desarrollo, y deberán ser elaborados a manera de guía, midiendo los mismos en porcentaje de influencia del engaño en las operaciones del enemigo. Uno de los aspectos que deberán considerarse es la posibilidad de operaciones de contraengaño por parte del enemigo.

1.3.7    Medios de obtención – Redes enemigas

Puede darse el caso de que la inserción del engaño no se practique “contra” los asesores o decisores (blancos), sino que el blanco esté representado por los medios de obtención o agentes enemigos. Para ello, se deberán poseer las características de los mismos, tal cual se necesitan las de los asesores y decisores. Normalmente la información para ser considerada con alto grado de valorización, debe ser obtenida y confirmada por más de una fuente, causa por la cual, si se aplicara el engaño por medio de la alteración en la percepción del medio de obtención, se deberá controlar más de una red.

En esta situación, el engaño se desarrollará en terreno propio o controlado por propia tropa, para lo cual el eje de las operaciones se centrará sobre la percepción de los agentes,  o sea que se le debe presentar la información de manera tal que, aun sin hacer inteligencia, el agente transmita lo que el comandante (división engaño) desea. Este tipo de engaño se caracterizará por ejecutarse como una operación de contrainteligencia. El ejemplo más claro resulta ser la Operación Fortitude en la que los aliados desplegaron blindados inflables, de madera y cartón, para hacer creer a los agentes alemanes que se encontraban frente a un elemento blindado al mando del General Patton. Sin embargo, esta operación se ejecutó en conjunto con otra llevada a cabo por el doble agente español Juan Pujol, cuyo nombre en clave era “garbo”. Este agente, al servicio de la Inteligencia británica, entregaba información verdadera de mediana importancia para lograr la confianza de sus controladores (órgano de dirección), para luego insertar información falsa de gran importancia. Juan Pujol desarrolló una red fantasma, que empleó hasta su desactivación en septiembre de 1944[21].

1.3.8    Otros aspectos del ambiente operacional

Otros aspectos importantes sobre los que pueden surgir necesidades de información, son aquellos del ambiente operacional que puedan influir o que puedan ser empleados para el desarrollo del engaño, por ejemplo alianzas[22], elementos opositores, etc.

[1] Ministerio de defensa – Estado Mayor Conjunto de las FFAA – MC 20 – 01 – Manual de estrategia y planeamiento para la acción militar conjunta nivel operacional – La Campaña – Revisión 2013 – Capítulo III – artículo 3.03 Los elementos del diseño operacional – 1. El estado final deseado – Pag 43.

[2] Ejército Argentino – ROD 11 – 01 – Inteligencia Táctica – CAP I – Art 1008 – Pág. 6.

[3] Blanco: Objetivo material seleccionado, sobre el cual se ejerce la acción – Ministerio de defensa – Estado Mayor Conjunto de las FFAA – RC 00 – 02 Diccionario para la acción Militar Conjunta – 1999 – Pag B – 4 – 5.

[4] Ejército Argentino – ROD 11 – 01 – Inteligencia Táctica – Cap IV – Sec III – Art 4.028 – Pag 59.

[5] Operación Fortitude: (principios de 1944)Operación de engaño llevada a cabo durante la IIGM, con anterioridad y en apoyo a la Operación Overlord (06 de junio de 1944), cuyo propósito fue el de hacer creer al alto mando alemán, que la invasión se llevaría a cabo por el Paso de Calais (Lugar geográfico más apto y probable), y no en Normandía, con la finalidad de inducirlos a ubicar las reservas blindadas (Divisones Panzer) en lugares erróneos. Esta operación se basó en la “creación” de un ejército “fantasma” al mando del Grl Patton (Este General fue colocado en este puesto, debido al prestigio ganado tanto en el Norte de Africa, como en Sicilia). Fortitude se basó en transmisiones radioeléctricas falsas, simulando la actividad del Estado mayor y las unidades dependientes, y en el empleo de vehículos y armamentos (tanques de Lona inflables, camiones revestidos con madera y cartón, etc) falsos. LATIMER, Jon – Deception in war, the art of the bluff, the value of deceit, and the most thrilling episodes of cunning in military history, from the trojan horse, to the gulf war. –The overlook press – Woodstock & New York – Edición 2001.

[6] Operación Mincemeat: (Mayo de 1943) Operación componente de la Operación Barclay, ejecutada para apoyar a la Operación Husky (Invasión a Sicilia – Julio de 1943). La finalidad de Barclay y Mincemeat fue la de inducir al Alto mando alemán a desplazar sus reservas blindadas (1ra División Panzer) desde el Norte de Italia, hacia el Sur de Francia y el Peloponeso. En esta operación se explotaron las relaciones políticas favorables entre España y Alemania. Su ejecución consistió en abandonar un cuerpo de un mayor de los “Royal marines” (William Martín), cuya identidad fue “creada”, en el mar, en cercanías de Punta Umbría – Huelva – España, con documentación importante (falsa), que daba a entender de manera indirecta, que la invasión se desarrollaría en Grecia y en el Sur de Francia, y que Sicilia sería sólo un engaño. La noticia del hallazgo del cuerpo con documentación clasificada, motivó la acción incansable de los agentes alemanes, para hacerse de dicha documentación. En este caso, los mismos medios de obtención dieron por cierta toda la situación, y este error de percepción fue replicado por los asesores, lo que motivó la adopción de decisiones incorrectas por parte de Hitler.  Vallejos, Gastón Daniel – Análisis de la Operación Mincemeat sobre la base de la doctrina anglosajona actual – Trabajo final de Licenciatura – Curso de Oficiales de Estado Mayor Año 2012 – Escuela Superior de Guerra, 2012 – Cap III Integración del hecho histórico y la doctrina anglosajona.

[7] Entrevista a la licenciada en psicología Alejandra Fernandez Ucha. En dicha entrevista se validaron conceptos extraídos de páginas de internet.

[8] Las técnicas de manejo de la información están referidas a como se presentará la misma o el efecto que se pretende lograr, y no la manera en que la misma se insertará o se facilitará al enemigo. Vallejos, Gastón Daniel – Análisis de la Operación Mincemeat sobre la base de la doctrina anglosajona actual – Trabajo final de Licenciatura – Curso de Oficiales de Estado Mayor Año 2012 – Escuela Superior de Guerra, 2012 – Cap IV Bases para el desarrollo de la doctrina propia – Pag 83.

[9] Los procedimientos están referidos a la forma en que se pretende insertar la información, dentro de los sistemas de inteligencia enemigos, y no está relacionada a los efectos que se procuran lograr. Algunos procedimientos serán más acordes a algunas técnicas, sin embargo, todos los procedimientos pueden enlazarse con las técnicas mencionadas anteriormente. Vallejos, Gastón Daniel – Análisis de la Operación Mincemeat sobre la base de la doctrina anglosajona actual – Trabajo final de Licenciatura – Curso de Oficiales de Estado Mayor Año 2012 – Escuela Superior de Guerra, 2012 – Cap IV Bases para el desarrollo de la doctrina propia – Pág. 85.

[10] Estructura de carácter psicológico que hace referencia al conjunto de rasgos distintivos de una persona. “Alineación dinámica de los sistemas psicofísicos que permite establecer un modo específico de actuar y de pensar” – Gordon Allport. Disponible en: http://definicion.de/personalidad/ – consultada el 20 de agosto de 2013.

[11] Carácter (Esquema psicológico con particularidades dinámicas de cada individuo) de la persona, más profundo y más estable que la conducta. El término está vinculado a la forma de ser y de relacionarse con el entorno (respuesta a los estímulos del medio donde se desempeña). No es de carácter transitorio, sino permanente. El carácter se forma de acuerdo al entorno social, medio ambiente, cultura, más la parte orgánica. Disponible en: http://definicion.de/temperamento/ consultada el 20 de agosto de 2013.

[12] “Sinónimo de comportamiento, con dicho término nos referimos a las acciones y reacciones del sujeto ante el medio. Generalmente, se entiende por conducta la respuesta del organismo considerado como un todo. Dado que la conducta, y a diferencia de los estados y procesos mentales, es algo dado a la percepción, es un fenómeno observable y cuantificable…” Diccionario de psicología científica y filosófica – Disponible en:  http://www.e-torredebabel.com/Psicologia/Vocabulario/Conducta.htm – Consultada el 20 de agosto de 2013.

[13] El método del Rorschach es un test de la personalidad dentro del campo de los tests proyectivos. Analizando el modo en que un individuo organiza las manchas de tinta, es posible conocer las principales características intelectuales, emocionales y del funcionamiento del Yo. Disponible en:  http://www.test-de-rorschach.com.ar/ el 20 de Agosto de 2013.

[14] La definición se obtuvo de la página disponible en: http://www.portalesmedicos.com/diccionario_medico/index.php/Timia – Consultada el 20 de agosto de 2013.

[15] Thayer, Robert E. (1989). The biopsychology of mood and arousal. New Yok, NY: Oxford University Press.

[16] La definición se obtuvo de la página disponible en: http://www.salud180.com/salud-z/eutimia – Consultada el 20 de agosto de 2013.

[17] Thayer, Robert E. (1996). The origin of everyday moods: Managing energy, tension and stress. New York, NY: Oxford University Press.

[18] Huntington, Samuel – The clash of civilizations – Foreign Affairs – Summer 1993 – Volumen 72 – Nro 3 – Pag 24.

[19] Murray, Henry A.(psicólogo) –  “Analysis of the Personality of Adolph Hitler: With Predictions of His Future Behavior and Suggestions for Dealing with Him Now and After Germany’s Surrender” – Universidad de Harvard – entregado a la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en 1942. Entre otras cuestiones, Murray afirmaba que Hitler era  “…una persona rencorosa y vengativa, poco tolerante con las críticas y con tendencia a menospreciar a las personas”, “…tenía una gran confianza en sí mismo y era altamente perseverante frente a la derrota”. El análisis también afirmaba que Hitler terminaría suicidándose de forma dramática. Otros estudios determinan que Hitler sufría de neurosis, paranoia, histeria y esquizofrenia. Estos archivos se encuentran actualmente a disposición en la Universidad de Cornell, Estados Unidos.

[20] Domingo, Sergio. El diario de Irigoyen. Disponible en : http://significadoyorigen.wordpress.com/2010/04/29/el-diario-de-irigoyen/

[21] Bon´s tips blog. Mi nombre es Pujol – Juan Pujol. Disponible en: http://bontips.blogspot.com.ar/2009/11/mi-nombre-es-pujol-juan-pujol.html – consultada el 20 de agosto de 2013.

[22] La operación Mincemeat explotó las relaciones de simpatía germano – españolas, para insertar la información que produciría el engaño. Vallejos, Gastón D. – Análisis de la Operación Mincemeat sobre la base de la doctrina anglosajona actual – Escuela Superior de Guerra – Año 2012 – Cap I – Sec II.

Teniente Coronel Gastón Vallejos:  Analista del Observatorio OCATRY (Observatorio contra la Amenaza del Terrorismo y la Radicalización Yihadista) de SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel-USA International Consulting Counterterrorism..

Carrera militar: Ingreso en el Colegio Militar de la Nación (Argentina) como Subteniente del Arma de Ingenieros en diciembre del año 1995. Orden de mérito: 19/83. Desde entonces cumplió funciones dentro del ámbito del Ejército relacionados con su especialidad en las siguientes Unidades e Institutos Militares de la Fuerza, ocupando los cargos que en cada caso se mencionan:
1996 Escuela de Ingenieros Cursante CBA
1996/1999 Batallón de Ingenieros 11 Jefe de Sección Ing Comb
1999 UNIKOM – ARGENG 13 –
Irak – Kuwait Jefe de Sección EOD
1999/2000 Batallón de Ingenieros Mecanizado 11
Jefe de Compañía de Ingenieros de Combate Mecanizada/ S2
2001 Batallón de Asalto Aéreo 601 Jefe de Sección Ing Asal Ae
2002 Colegio Militar Nación Oficial Instructor / J Sec Ier Año
2003 Instituto de Inteligencia de las FFAA Cursante
2004 Central de Reunión de Inteligencia Militar J Sec Marco Regional / Ca Proyección
2005 Central de Reunión de Inteligencia Militar
J Sección de Inteligencia Técnica /Ca Apy Icia
2005 CICKO 11 – KFOR –OTAN (KOSOVO).S2/S3
2006/2007 Destacamento de Inteligencia de Combate 601 (DIC 601)
J Sección Aeronave No Tripulada – Of a cargo del curso de Operador SANT 2008 Destacamento de Inteligencia de Combate 601 (DIC 601).
S2 2009/2010 Destacamento de Inteligencia de Combate 601 (DIC 601) J Ca Obtención Humana
2011 Escuela Superior de Guerra (ESG) Cursante Curso Básico de Oficial de Estado Mayor
2012 Escuela Superior de Guerra (ESG) Cursante Curso de Oficial de Estado Mayor
2013 Escuela Superior de Guerra Conjunta. Cursante – Curso de Especialista en Estrategia Operacional y Planeamiento Conjunto.
2014/2016 Compañía de Inteligencia Mecanizada 11 Nombramiento – 2do J Ca 2017/2018 Sección de Inteligencia Mecanizada “El Turbio”