# Historia Militar

Comandantes Enfrentados en la Segunda Guerra Mundial (Campaña de Polonia 1939-El Ejército Soviético) III Parte

COMANDANTES DEL EJÉRCITO ROJO

El Ejército rojo estaba todavía en estado de shock por las purgas de Stalin cuando fue lanzado sobre Polonia en septiembre de 1939. Tras haber liquidado a gran parte de su cúpula militar en 1937 y 1938, Stalin tenía problemas para cubrir puestos clave. Algunos de los supervivientes, como Georgi Zhukov, estaban por entonces en Extremo Oriente, luchando contra los japoneses en la Batalla de Jalkin Gol. Uno de los últimos veteranos del círculo de Stalin de los días de la guerra civil, Semyon Timoshenko fue puesto al mando del elemento principal de la fuerza de ataque, el Frente Ucraniano. El frente bielorruso dependía de un inexperto y gris jefe de cuerpo, M. P. Kavalev. Esto se repetía a niveles inferiores, en los que los jefes de división mandaban cuerpos, jefes de batallón estaban al frente de regimientos, etc… El único beneficio que la campaña de Polonia aportó al Ejército Rojo fue que permitió identificar a los más válidos de cuantos comandantes jóvenes habían sido ascendidos precipitadamente debido a las purgas. Vasily Chuikov, que se convertiría en un héroe en Stalingrado, acabaría por ser una de aquellas estrellas ascendentes del Ejército Rojo.

General Georgi Konstantin Zhukov: Nacido en una familia de campesinos en Strelkovka, distrito de Maloyaroslávets, Zhúkov se inició como aprendiz para trabajar en Moscú y en 1915 ingresó a la Academia de oficiales de caballería por sus méritos al no ser hijo de aristócratas. Allí fue llamado a filas cuando estalló la Primera Guerra Mundial, en la que sirvió como soldado en un regimiento de dragones. Durante la guerra, Zhúkov fue condecorado dos veces con la Cruz de San Jorge y ascendido al rango de oficial no comisionado por su valor en batalla. Se unió al Partido Bolchevique tras la Revolución de Octubre y sus antecedentes de pobreza se convirtieron en un recurso político. Tras recuperarse del tifus, luchó en la Guerra Civil rusa de 1918 a 1920, recibiendo la Orden de la Bandera Roja por avasallar una rebelión blanca incitada por campesinos. Para 1923, Zhúkov fue nombrado comandante de un regimiento y, en 1930, de una brigada. Fue un entusiasta postulador de la nueva teoría de la guerra blindada y conocido por su detallada planificación, ruda disciplina y rigor. Sobrevivió a la Gran Purga del Ejército Rojo de Stalin en 1937-39. En 1938, Zhúkov se dirigió a asumir el mando del Primer Grupo del Ejército Soviético Mongol y combatió contra el Ejército Guandong[1] de Japón en la frontera entre Mongolia y el territorio de Manchukuo controlado por los japoneses, en una guerra no declarada que duró desde 1938 hasta 1939. Lo que comenzó como una escaramuza fronteriza de rutina —los japoneses pusieron a prueba la resolución de los soviéticos por defender su territorio- escaló rápidamente en una guerra a gran escala: los japoneses hicieron presión con 80.000 soldados, 180 carros de combate y 450 aviones. Esto llevó a la decisiva Batalla de Jalkin Gol. Zhúkov solicitó mayores refuerzos y el 15 de agosto de 1939, ordenó lo que parecía en principio un ataque convencional frontal. Sin embargo, Zhúkov había retenido a dos brigadas de tanques que, en una maniobra osada y exitosa, ordenó avanzar alrededor de ambos flancos de la batalla. Apoyado por la artillería motorizada y la infantería, los dos grupos móviles de batalla rodearon al 6º Ejército japonés y capturaron sus vulnerables áreas de suministro. En pocos días, las tropas japonesas fueron derrotadas. Por esta operación, Zhúkov recibió el título de Héroe de la Unión Soviética. Fuera de la Unión Soviética, sin embargo, esta batalla sigue siendo poco conocida, ya que en esa época había comenzado la Segunda Guerra Mundial. El uso pionero de Zhúkov de columnas móviles blindadas fue desatendido por occidente y, en consecuencia, la Blitzkrieg alemana contra Francia en 1940 (Batalla de Francia) llegó como una gran sorpresa.

Ascendido a general en 1940, Zhúkov fue por poco tiempo (de enero a julio de 1941) jefe del Estado Mayor del Ejército Rojo. Debido a desacuerdos con Stalin fue reemplazado por el Mariscal Borís Sháposhnikov (que fue reemplazado a su vez por Alekssandr Vasilievski en 1942). Tras la invasión alemana de la Unión Soviética en junio de 1941, Zhúkov fue temerario en sus críticas directas de Stalin y otros comandantes. Como resultado, fue destituido del mando y enviado al distrito militar de Leningrado para organizar la defensa de la ciudad. Frenó el avance alemán en las afueras del sur de Leningrado en el otoño de 1941. En octubre de 1941, cuando los alemanes se acercaban a Moscú, Zhúkov reemplazó a Semion Timoshenko en el mando del frente central y fue asignado a dirigir la defensa de la ciudad. Dirigió también la transferencia de tropas desde el Lejano Este, donde una gran parte de las fuerzas terrestres soviéticas estaban estacionadas el día de la invasión de Hitler. Una exitosa contraofensiva soviética a inicios de diciembre de 1941 hizo retroceder a los alemanes, dejando a las tropas de la Wehrmacht fuera del alcance de la capital soviética. La proeza logística de Zhúkov es considerada por algunos su más grande logro militar, precisamente por la dificultad de la misma tarea. En 1942, Zhúkov fue ascendido a Comandante en jefe asistente y enviado al frente del suroeste para estar a cargo de la defensa de Stalingrado. Bajo el mando total de Vasilievski, organizó a la distancia la captura del 6º Ejército alemán en 1942 con el costo de quizá un millón de muertos alemanes. Durante la Operación Urano, Zhúkov pasó la mayor parte del tiempo personalmente en los infructuosos ataques en las direcciones de Rzhev, Sychevka y Viazma, conocido como «el moledor de carne de Rzhev; no obstante, reclamó el éxito en Stalingrado como suyo, lo que no le correspondía ya que el mérito le correspondía al Mariscal Aleksandr Vasilievski, planificador y ejecutor de la Operación Urano, provocando que Stalin firmara la orden sobre el comportamiento impropio de Zhúkov: En enero de 1943, Zhúkov orquestó la primera ruptura del bloqueo alemán de Leningrado. Fue coordinador de la STAVKA en la Batalla de Kurks[2] en julio de 1943, jugando un rol central en la planificación de la batalla defensiva soviética y las enormemente exitosas operaciones ofensivas que la siguieron. Kursk representó la primera gran derrota de la Blitzkrieg alemana en tiempo de verano, y además de suficientes alcances como para ser considerada una batalla al menos igual de decisiva de la de Stalingrado. Después del fracaso del Mariscal Climent Voroshilov, levantó con éxito el asedio de Leningrado en enero de 1944. Luego Zhúkov lideró la contraofensiva soviética de 1944, denominada Operación Bragation[3], y dirigió el asalto final sobre Alemania en 1945, capturando Berlín, en abril y llegando a ser primer comandante de la zona de ocupación soviética en Alemania. Es así que el día 9 de mayo de 1945, el mariscal alemán Wilhelm Keitel , firmó ante él, el acta de rendición oficial de la Alemania Nazi. Como el comandante militar soviético más prominente de la Gran Guerra Patriótica, Zhúkov comandó el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú en 1945. Se dijo que Stalin, comandante supremo del Ejército Rojo, tenía miedo de caerse de su caballo en las húmedas piedras de la Plaza Roja, por lo cual decidió que Zhúkov dirija el desfile. El general estadounidense Dwight Eisenhower, supremo comandante Aliado en el Oeste, fue un gran admirador de Zhúkov y ambos viajaron por la Unión Soviética juntos al concluirse la victoria sobre Alemania. Años más tarde Stalin acuso a Zhúkov de usar sus logros de la Guerra para su provecho y lo destinó a puestos militares de muy poca relevancia en comparación a su prestigio. A la llegada de Nikita Jruschov al poder volvió a disfrutar de puestos elevados (llegando a ser Ministro de Defensa de la URSS en 1956), aunque por poco tiempo pues no compartía la preferencia que Jruschov daba a las armas nucleares en la estrategia de las fuerzas armadas soviéticas. En la actualidad es el personaje más querido y respetado de la etapa soviética y su popularidad se mantuvo incluso por encima de disputas políticas, lo que le confiere un espíritu de concordia y consenso en torno a su figura, y un ejemplo de resistencia y orgullo del pueblo ruso frente a la barbarie nazi. De acuerdo con sus Memorias (escritas tras la muerte de Stalin, en plena vigencia de la campaña antiestalinista de Nikita Jruschov), Zhúkov no temía por los efectos que pudiesen causar las fuertes críticas a Stalin y otros comandantes rusos tras la invasión alemana de Rusia en 1941. De entre los comandantes soviéticos él era uno de los pocos que sostenía que la región de Kiev no podría mantenerse bajo control tras ser reconquistada y podía ser perdida por segunda vez frente al Grupo de Ejércitos Sur de la Wehrmacht Stalin desatendiendo y desestimando las recomendaciones del general rehusó evacuar los efectivos militares del área; como resultado de esta decisión durante la invasión germana de la Unión Soviética más de medio millón de soldados rusos fueron capturados. Zhúkov detuvo el avance de las tropas alemanas del Grupo de Ejércitos Norte al sur de Leningrado durante el otoño de 1941.Recursos oficiales han revelado recientemente que Zhúkov y sus colegas planeaban un golpe preventivo al poderío alemán durante el transcurso de 1941, previo a la invasión de la Unión Soviética por el Tercer Reich. Posición fuertemente discutida en el ámbito de los historiadores rusos, fue dada a la luz por primera vez por el Héroe de la Unión Soviética V. V. Kárpov, quien tuvo acceso a archivos secretos del gobierno. Kárpov actuó probablemente influido por el deseo de mostrar el genio de Zhúkov, quien en el momento de mayor tensión propuso un ataque por sorpresa al enemigo. Víktor Suvórov ha utilizado el plan para basar su tesis y Mikhail Meltyukhov ha estudiado el trasfondo de la situación, llegando a importantes conclusiones. El memorándum habría sido presentado a Stalin supuestamente por el Comisario de Defensa, Semión Timoschenko, y el general en jefe Zhúkov. El documento no se encuentra firmado, pero para la época esto era más una regla que una excepción. Se ha discutido la fecha del mismo y si el plan de ataque preventivo a Alemania fue aprobado por Stalin o si en algún momento este fue presentado siquiera a Stalin. Richard Overy sugiere que el plan fue desarrollado por Zhúkov con la asistencia de Timoshenko y que fue luego rechazado por Stalin por temor a provocar a la Alemania Nazi. Por otro lado Sokolov, apoyado por Nevezhin y Danílov en su postura, afirma que un general de tal rango no pudo haber desarrollado un plan de ataque preventivo a Alemania sin la sanción oficial de Stalin. Meltyukhov también ha señalado las similitudes entre la propuesta de ataque preventivo de mayo de 1941 y los planes soviéticos de 1940. Estos planes oficiales sugerían un bloqueo a la ofensiva alemana y un rápido contra-ataque; sin embargo, la fase inicial de defensa contenida en el mismo no fue desarrollada, según comparó Borís Sokolov el plan soviético de contra-ataque en caso de la agresión final en 1939 con lo sucedido en 1941.

General Semión Konstantinovich Timoshenko: Nacido el 18 de febrero de 1895 – † 31 de marzo de 1970) fue un destacado comandante y el oficial de mayor graduación del Ejército Rojo al momento de la invasión alemana de la URSS en 1941. Nació en la villa de Frumanka, en la actual región de Odessa, Ucrania, hijo de un campesino sin tierras.[] Su educación fue muy escasa.[] Durante la Primera Guerra Mundial fue reclutado por el Ejército del Imperio Ruso (1915[] ), y sirvió en el Cuerpo de Caballería en el Frente Oriental. Al inicio de la Revolución rusa se unió al Ejército Rojo en 1918 y al Partido Bolchevique en 1919. Combatió en distintos frentes durante la Guerra Civil Rusa, destacándose tan notablemente como para ser nombrado, con 23 años, comandante de una división de caballería.[] Uno de sus encuentros más importantes ocurrió en la ciudad de Tsaritsyn (rebautizada posteriormente como Stalingrado), donde conoció y se hizo amigo de Josef Stalin. Esto le sirvió para sus ascensos, una vez que Stalin se hizo del poder dentro del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) a finales de la década de 1920. Entre 1920 y 1921 estuvo bajo el mando de Semión Budyony[4], junto con el cual formó la élite que dominó al Ejército hasta la Segunda Guerra Mundial. Al final de la Guerra Ruso-Polaca Timoshenko fue designado Comandante en Jefe de la Caballería del Ejército (1925-1930[] ), siendo reubicado como jefe de las unidades de Bielorrusia (1933), Kiev (1935), norte del Cáucaso y Járkov (1937) y nuevamente Kiev en 1938. En 1939 estaba al comando del Frente Oriental que realizó la invasión de Polonia. Posteriormente entró a formar parte del Comité Central del PCUS, y por ser un leal amigo de Stalin, no sufrió peligro durante la Gran Purga [] a pesar de defender la eliminación de los comisarios políticos del ejército como su conmilitón y víctima de las purgas, Tujachevski[5].[] En enero de 1940 se hizo cargo de las Fuerzas Armadas soviéticas que combatían en la Guerra de invierno contra Finlandia. Esta había comenzado en noviembre del año anterior bajo el desastroso mando de Climent Voroshilov. Bajo la autoridad de Timoshenko, las tropas fueron capaces de sobrepasar la llamada «Línea Mannerhein”[6] [] y ocupar el Istmo de Carelia Esto provocó la firma del Tratado de Moscú. Obtuvo un gran prestigio con estos logros, siendo designado Comisario del Pueblo para la Defensa y Mariscal de la Unión Soviética.[ ]Pese a ser muy competente, su esquema tradicionalista no le permitía considerar como una necesidad urgente la modernización del ejército si, eventualmente, se enfrentaban en una guerra contra la Alemania Nazi. Pero contrariando la opinión de otros comandantes aún más conservadores, inició la mecanización de la caballería roja,[] apoyando la producción de más tanques. También reintrodujo buena parte de la dura y tradicional disciplina zarista dentro de las Fuerzas Armadas. Cuando los alemanes invadieron la Unión Soviética en junio de 1941, Stalin asumió personalmente el Comisariato para la Defensa, enviando a Timoshenko a dirigir el Grupo de Ejércitos Centro, peleando una guerra defensiva hasta el borde de Smolenks. Sufrió grandes bajas durante la retirada, con el fin de retrasar el ataque alemán a Moscú, lo que permitió mejorar las defensas de la capital.[] En diciembre fue transferido al frente ucraniano, donde el Ejército había sufrido 1.5 millón de bajas rodeadas en la bolsa de Kiev. Aquí pudo estabilizar el frente. En mayo de 1942, Timoshenko en compañía de 640.000 hombres lanzó la contraofensiva en Járkov, el primer intento soviético para ganar la iniciativa de la guerra. Después de buenos logros iniciales, los alemanes contraatacaron por su flanco sur, deteniendo los combates. A pesar de que sus logros retrasaron la intervención nazi sobre Stalingrado, tuvo que aceptar las responsabilidades políticas que se le achacaron. La exitosa defensa de Zhúkov en la defensa de Moscú, persuadió a Stalin de contar con un mejor general. Retirado del mando principal, Timoshenko tuvo que encargarse de los frentes de Stalingrado (1942), Nor-Oriental (octubre de 1942), Leningrado (junio de1943), Cáucaso (junio de 1944) y Báltico (agosto de 1944). Respecto a la organización del ejército, logró que Stalin volviese a instaurar los rangos en la oficialidad y el saludo militar, con lo que trató de mejorar el trato entre oficiales y soldados en el ejército.[]

El Coronel General Mikhail Prokofievich Kovalyov: Nacido el (7 de julio, 1897-31 de agosto, 1967) fue un oficial soviético. Mikhail Kovalyov nació en una familia campesina en el stanitsa Bryukovetskaya, Krai de Krasnodar. En 1915 se alistó en el Ejército Ruso. Tras graduarse en la escuela de Praporshchiks, Kovalyov luchó en la Primera Guerra Mundial, en la que comandó sucesivamente un pelotón (polurota), una compañía, y finalmente un batallón. Al estallar la Revolución de Octubre ostentaba el rango de capitán, y durante la posterior Guerra Civil Rusa alcanzó en el Ejército Rojo el mando de un regimiento, y posteriormente una brigada. Combatió contra los Rusos Blancos de Antón Denikin, Piotr Wrangel y la rebelión campesina de Tambov liderada por Alexander Antonov. Kovalyov fue el comandante del Distrito Militar de Kiev desde 1937 hasta 1938, momento en que pasó a hacerse cargo del Distrito Militar de Bielorrusia. Fue el comandante del Frente de Bielorrusia durante la invasión soviética de Polonia en 1939. Posteriormente ejerció de comandante del 15º Ejército de la Unión Soviética durante la Guerra de Invierno (1939 – 1940). Fue comandante del Distrito Militar de Járkov, y posteriormente Inspector de Infantería para el Comandante del Ejército Rojo en el Frente de Transbaikal durante 1941. En julio de 1945 se convirtió en vicecomandante del Frente de Transbaikal, y participó en las acciones militares contra Japón. Desde 1949 ejerció de vicecomandante del Distrito Militar de Leningrado. Kovalyov se retiró en 1955, y murió en Leningrado en 1967.

[1] El Ejército de Kwantung, también conocido como el Ejército de Guandong fue un grupo del Ejército Imperial Japonés; el mayor y más prestigioso del mismo, que existió desde principios hasta mediados del siglo XX. Muchos integrantes del Ejército de Kwantung, como el general Hideki Tōjō, fueron ascendidos a altas posiciones militares e incluso civiles dentro del gobierno del Imperio del Japón, y participaron de manera importante en la creación de Manchukuo. Kwantung significa este de Shanhaiguan., un paso vigilado a cuyo este queda Manchuria

[2] La batalla de Kursk, también denominada Operación Zitadelle (Ciudadela), da nombre a una serie de choques armados que tuvieron lugar entre julio y agosto de 1943 en la región de ese mismo nombre en Rusia en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. En ella, las tropas del ejército alemán harían el último esfuerzo ofensivo en el frente del este, agrupando el grueso de sus fuerzas acorazadas y sus más modernas armas, pasando por las unidades más potentes y sus generales más prestigiosos, enfrentándose contra las tropas del Ejército Rojo de la Unión Soviética. La operación es considerada una de las batallas más grandes de la historia, pues participaron alrededor de tres millones de soldados, más de 6300 tanques (más que en ninguna otra batalla) y unos 4400 aviones

[3] La Operación Bagratión u Operación Ofensiva Bagratión fue el nombre en clave que recibió la ofensiva en masa del Ejército Rojo sobre la Bielorrusia soviética durante el verano de 1944. De hecho, el 22 de junio de 1944, tres años después de la invasión alemana de la Unión Soviética, las fuerzas soviéticas dieron comienzo a la operación.

La ofensiva llevaría a la destrucción del Grupo de Ejércitos Centro alemán, y alcanzó su clímax cinco semanas más tarde, cuando el Ejército Rojo llegó a las puertas de Varsovia. La operación recibió su nombre del general ruso Piotr Bagratión (siglos XVIII-XIX), que murió en la Batalla de Borodinó haciendo frente al ejército napoleónico. Esta operación militar supuso la total destrucción de un total de 17 divisiones del Grupo de Ejércitos Centro y más de 50 quedaron gravemente dañadas. Fue la más calamitosa derrota de las fuerzas alemanas de tierra durante la Segunda Guerra Mundial y costaría a la Wehrmach muchos más hombres y material que la batalla de Stalingrado, 16 meses antes.

[4] Semión Mijáilovich Budionni fue un comandante militar soviético, mariscal de la Unión Soviética. Al estallar la Operación Barbarroja, en julio-septiembre de 1941 Budionni fue Comandante en Jefe de las fuerzas soviéticas en los Frentes Sudoccidental y del Sur, enfrentándose a la invasión alemana de Ucrania, que comenzó en junio. Sus fuerzas fueron rodeadas en la Bolsa de Uman y luego quedaron fatalmente cercadas en la Batalla de Kiev, donde Stalin le ordenó retirarse del frente por vía aérea y dejar el mando al general Mijaíl Kirponós; en ambas batallas las tropas soviéticas fueron derrotadas sufriendo severas pérdidas. Estos desastres bélicos costaron a la Unión Soviética cerca de un millón y medio de bajas militares entre muertos y prisioneros, una de las mayores derrotas de la historia militar. En septiembre de ese mismo año, Stalin cesó a Budionni de sus cargos en Ucrania, aunque de nuevo sin sancionarlo, y lo reemplazó por Semión Timoshenko en la jefatura máxima de las tropas sudoccidentales. Fue puesto a cargo del «Frente de Reserva» (septiembre-octubre de 1941), y luego fue designado Comandante en Jefe de la Dirección del Norte del Cáucaso (abril-mayo de 1942), luego dicho puesto fue rebautizado como «Comandante del Frente del Norte del Cáucaso» al avanzar la ofensiva alemana (mayo-agosto de 1942).

Al iniciarse la ofensiva Fall Blau de la Wehrmacht contra el Cáucaso a mediados de 1942, Budionni fue retirado de la región amenazada. A cambio, fue designado por Stalin como jefe máximo de la entonces ya obsoleta Caballería Roja y enviado en la práctica a puestos de retaguardia desde 1943 hasta el final de la guerra, por lo cual nunca participó en las grandes campañas triunfales del Ejército Rojo contra Alemania. A pesar de ser responsable (aunque acatando órdenes de Stalin) de algunas de las derrotas más catastróficas de la URSS durante la Gran Guerra Patria, continuó siendo uno de los militares favoritos de Stalin y no sufrió ninguna represalia. Tras la guerra se le permitió jubilarse como Héroe de la Unión Soviética, pasando al retiro en 1945. Celebrado por la propaganda soviética como héroe militar hábil e ingenioso de la Revolución bolchevique. Murió en Moscú en 1973 por una hemorragia cerebral. Está enterrado Necrópolis de la Muralla del Kremlin. Budionni creó además una nueva raza de caballo que permanece aún en grandes manadas en Rusia, el Caballo Budionni, famoso por su alta efectividad en deportes y resistencia. La budiónovka, parte del uniforme militar soviético, fue nombrada en su honor.

[5] Mijaíl Nikoláyevich Tujachevski fue un militar soviético, precursor del Blitzkrieg (guerra relámpago) que dio fama a la futura Wehrmacht y una de las víctimas más destacadas de la Gran Purga de la época de Stalin de fines de la década de 1930.

[6] La Línea Mannerheim fue un sistema defensivo de fortificaciones que se extendía a lo largo del Istmo de Carelia, construido antes de la Guerra de Invierno por Finlandia para defenderse de la Unión Soviética. Sería uno de los más sangrientos escenarios del conflicto entre ambos países.​ Su nombre procede de la denominación que le dieron los medios de comunicación, en honor a Carl Gustaf Mannerheim, Mariscal de campo finlandés que obtuvo una gran reputación a raíz de la resistencia ofrecida por Finlandia contra la gigantesca maquinaria bélica de la Unión Soviética. Cabe destacar que muchas fuentes afirman que el término sería acuñado en origen por Jorma Gallen-Kallela, y después divulgado por los periodistas extranjeros.

Profesor David Odalric de Caixal i Mata: Director General de SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel International Consulting / Homeland Intelligence Security-Israel / Università degli Studi di Bari/ Analista colaborador en terrorismo del US Homeland Security Defense University / University and Agency Partnership Initiative US Center for Homeland and Defense/ US Naval Posgraduate School/ Profesor del Máster de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nebrija. Membership research projects in support of Veterans of The Armed Forces of the United Kindom. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army)