# Geoestrategia, Geopolítica, Terrorismo

Comparación de las acciones de EEUU y Rusia sobre el Estado Islámico desde su creación II Parte

La segunda parte del Informe “Comparación de las acciones de EEUU y Rusia sobre el Estado Islámico desde su creación”, se centrará en Estados Unidos; más concretamente en el inicio de su lucha antiterrorista, haciendo un enfoque histórico en su participación en la guerra de Irak bajo el mandato del presidente George W. Bush. Asimismo, seguiremos la historia estadounidense centrada en la lucha antiterrorista, hablando sobre la Coalición Internacional creada por el presidente Barack Obama en 2014.

¿Cuándo empezaron su lucha contra el terrorismo?

La lucha contra el terrorismo por parte de EEUU no es un acontecimiento actual y único, sus acciones ya eran presente durante el mandato del presidente Bush, quien dirigió las acciones militares sobre Irak con finalidad de eliminar el grupo Al Qaeda, liderado por Osama Bin Laden.

Para entender la lucha que mantiene EEUU contra el EI es necesario ir hacia atrás, concretamente después de la invasión en Afganistán donde dicha ciudad quedó destruida por las acciones militares de EEUU por encontrar a Osama Bin Laden. George W. Bush inició dicha invasión sobre el territorio Afgano en respuesta de los atentados del 11 de septiembre de 2001 que tuvieron lugar en Estados Unidos. Frente al resultado de las acciones militares, Bush expuso la necesidad de derrocar el Gobierno de Saddam Hussein en Irak, acusando al gobernante de respaldar el terrorismo contra EEUU y por la construcción de armas de destrucción masiva.

La estrategia que seguiría EEUU se componía de tres partes, tal como explica Pisani en su artículo (17 junio de 2002) y en el siguiente artículo (“Bush Ordenó a la CIA Terminar con Saddam Hussein”, 17 de junio de 2002). Primero fue el apoyo con armamento, dinero, equipos, entrenamiento e información estratégica a grupos que eran opositores al gobierno de Saddam con el fin de crear inestabilidad en el territorio iraquí. Al mismo tiempo, equipos de fuerzas especiales como la CIA actuaron sobre el territorio con la autorización de acabar con la vida del presidente iraquí. Asimismo, como último punto encontramos la recogida de información del gobierno, ejército, servicios de seguridad y población iraquí con fin de actuar en aquellos focos donde se detecta un sentimiento opositor y anti-Saddam Hussein profundo y radical.

EEUU repetía en sus conferencias que de ser necesario actuaría de forma unilateral contra Irak aun si los países de la ONU no le apoyaban en su lucha que Bush defendía como necesaria y justificada ya que actuaba en contra del terrorismo. (Dallanegra-Pedaza, 2003). En la misma línea, la Consejera de Seguridad Nacional de George W. Bush, Condoleezza Rice, en una entrevista con la cadena BB, declaró que “no podemos permitirnos el lujo de no hacer nada con respecto a Irak (…) derrocar a Saddam Hussein está justificado”.

El gobierno norteamericano advirtió el 10 de noviembre del 2002, que no necesitaba autorización de la ONU para lanzar una ofensiva militar sobre Irak, y a modo de respuesta reforzó sus bases en la región del Golfo Pérsico para emprender una guerra involucrando a efectivos norteamericanos y británicos. Fueron trasladados hacia la región aviones cazas, barcos, bombarderos, misiles cruceros, bombas de precisión y vehículos blindados.

Pese a no existir ninguna prueba contundente de que Saddam Hussein tenía relaciones directas con Al Qaeda, Bush incluyó a Irak en la guerra antiterrorista. Frente a la situación y acciones que EEUU amenazaba acometer, Saddam Hussein decidió consentir el ingreso incondicional de los inspectores de armas de la ONU, aceptando el 13 de noviembre del 2002 una nueva resolución de la ONU que lo obligaba a desarmarse y a permitir el acceso irrestricto de inspectores que verificaran la eliminación de presuntos arsenales de armas de destrucción masiva. Aun así, el presidente George W. Bush decidió ignorar la decisión y dijo que había llegado el tiempo de actuar. Así que Bush siguió adelante con su plan inicial de atacar el territorio iraquí e inició el despliegue de fuerzas militares. Un artículo en Clarín, informó que aviones norteamericanos e ingleses encargados de patrullar el espacio aéreo iraquí iniciaron a bombardear las defensas aéreas de Irak (“Bush Ignora la Oferta de Irak”, 18 de septiembre de 2002). Como efecto de demostración de fuerza y poder a Irak y el resto de países, EEUU probó el 11 de marzo del 2003 el arma más poderosa de su arsenal: una superbomba de 10 toneladas fabricada por las fuerzas armadas norteamericanas, que fue utilizada en la guerra contra Irak.

El 5 de febrero del 2003 el Secretario de Estado de EUA presentó pruebas que indicaban la presencia de armas de destrucción masiva y químicas en manos de Irak.  Dicha información se acompañó con fotos realizadas por satelitales del gobierno estadounidense, con finalidad de llevar a cabo el análisis de que Irak construía misiles ofensivos y no defensivos. Aunque como explicaron varios miembros de la ONU, aquellas fotos eran totalmente incomprensibles, salvo que las leyeran expertos. También mostró imágenes de camiones que según EEUU se trataba de instalaciones de misiles móviles en los que el gobierno iraquí ocultaba armas de destrucción. Según el informe presentado, Irak tenía al menos siete laboratorios móviles de investigación y desarrollo de armas biológicas y que el gobierno iraquí continuaba con sus intentos por fabricar armas nucleares. Según un artículo de Clarín y de la Nación, Los servicios de inteligencia estadounidenses estimaban que Irak tenía un arsenal de entre 100 y 500 toneladas de armas químicas y 16.000 misiles balísticos. En el mismo informe también expuso que varios fugitivos del grupo Al-Qaeda que huyeron de Afganistán, encontraron refugio en el territorio iraquí (“Saddam Está Decidido a Obtener la Bomba Atómica”, 5 de febrero de 2003; “Powell Insiste en que Irak Produce Armas de Destrucción Masiva.”, 5 de febrero de 2003).

George W. Bush tenía gran interés en entrar en guerra y acceder libremente por el territorio iraquí y de Oriente medio. Su estrategia no tenía como otro objetivo que los pozos de petróleo del territorio de Oriente Próximo (Bardají, 2003), aumentando así la influencia norteamericana sobre gran parte de los recursos energéticos del planeta y la influencia de EEUU sobre Rusia por el control de una gran parte del suministro de petróleo. Además de aumentar la influencia norteamericana sobre China, un país que, según las previsiones de la industria energética y de las organizaciones internacionales, aumentaría su demanda de energía importada más que cualquier otro país.

Como se puede observar, EEUU fue uno de los países que impulsó a la creación del EI, ya fuera con una finalidad contraría a la que el grupo terrorista en cuestión actúa hoy día. No hace falta mencionar que el despliegue de soldados estadounidenses y británicos, en una operación militar de ocupación del territorio iraquí, sumado a la intención del gobierno estadounidense de instalarse allí por un tiempo a la vez que imponía un re-diseño político en todo el territorio Medio Oriente, no podía sino generar una intensificación del resentimiento anti-occidental, lo que llevaría a la aparición de nuevos grupos terroristas que compartirían las mismas ideas y creencias que Al-Qaeda.

La coalición internacional, ¿qué es, por quien está formada y cuáles son sus objetivos?

En fecha del 10 de septiembre de 2014, bajo el gobierno de Obama, se creó la Coalición Internacional en deseos del presidente estadounidense con finalidad de acabar con aquellos terroristas que atemorizan el mundo Occidental, en concreto contra el grupo terrorista EI.  La coalición, liderada por EEUU ha logrado limitar la capacidad de maniobra del grupo y la ha hecho más vulnerable, dificultando su logística y financiación destruyendo depósitos, instalaciones y pozos petrolíferos que servían como medio de financiación (Odalric de Caixal y Mata, 3 de marzo de 2016). Aunque sólo tras la implicación de Rusia en el conflicto, el grupo terrorista ha empezado a sufrir pérdidas significativas (Lamarque, 19 de enero de 2017) y a frenar su expansión por ciudades del territorio de Irak y Siria.

¿Qué países forman la Coalición Internacional de Obama?

La coalición internacional está formada por más de cuarenta países unidos con el objetivo de derrocar el EI (Navarro, 2017; “¿Qué países participan en la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico?”, 27 de septiembre de 2014; “Más de 40 países integran ya la coalición contra el Estado Islámico”, 8 de septiembre de 2014):

  • Estados Unidos es uno de los principales países que forman parte de esta coalición, donde 40 estados apoyan la lucha contra el EI. El Pentágono cifra en 150 los bombardeos aéreos realizados desde el 8 de agosto, cuando comenzó la ofensiva. También ha divulgado que se destinan entre 7 y 10 millones de dólares diarios en la lucha contra el EI en Irak y en Siria; y que el costo de la operación desde el 8 de agosto ha alcanzado los 2.740 millones de dólares. Aclarar que dos terceras partes del dinero gastado por el Pentágono durante más de 300 días se han destinado a ataques aéreos, según los datos publicados en el Departamento de Defensa de EE.UU. Por otro lado, Estados Unidos también ha enviado ayuda humanitaria a los refugiados que huyen de Irak desde principios de verano: 186 millones de dólares a lo largo de 2014.  El armamento utilizado en sus acciones ha sido el de la utilización de Cazas F-15, F-16, F/A18 Super Hornet y F-22, aviones de combate AV-8B, A-10 Thunderbolt y bombarderos B-1 Lancer, así como helicópteros de ataque AH-64 y un portaaviones CVN-70, además de 5.200 soldados los cuales 3.100 son instructores de combate.
  • Reino Unido es otro de los países que forman dicha coalición, colaborando con 800 soldados, ocho aviones de combate Panavia Tornado, un avión espía RC-135, cuatro drones MQ-9 Reaper, cincuenta instructores, una fragata clase Duke y un submarino de la Royal Navy destinado en la zona. Además de la ayuda humanitaria que se ha cifrado en unos 23 millones de dólares.
  • Francia ha enviado, además de  unas 70 toneladas de ayuda humanitaria desde agosto, 800 soldados, un portaaviones Charles de Gaulle y nueve cazas Rafale.
  • El ministro de Exteriores de España descartó a principios de septiembre que España fuese a formar parte de la coalición, y debido a que cada vez es más escueto el presupuesto de las Fuerzas Armadas explicaría la no intervención militar en el conflicto. Aun así, ha enviado unos 300 instructores además de 8,5 millones en ayuda humanitaria, desde principios del 2014.
  • Alemania no participa en los bombardeos aéreos pero ha suministrado armamento, más de 16.000 rifles a los kurdos en el norte de Irak y ha enviado a unos 40 paracaidistas para entrenar a los combatientes kurdos, además de enviar unas 36 toneladas hasta la fecha de ayuda humanitaria a los refugiados.
  • Italia enviaba en un inicio armamento a los combatientes kurdos por valor de unos 2,5 millones de dólares, pero decidió no participar en las incursiones aéreas. Los datos que se tienen hoy día es que ha colaborado enviando 300 soldados, cuatro aviones de combate Panavia Tornado, veinticinco carros de combate B1 Centauro un avión de reabastecimiento, dos drones Predator y una fragata clase Orizzonte, además de cuarenta y nueve toneladas de ayuda humanitaria.
  • Se tiene constancia que Bélgica ha colaborado con la disposición de seis cazas F-16, 120 soldados y cincuenta asesores para combatir a los yihadistas. Asimismo, también se tiene constancia que ha enviado unas 13 toneladas de ayuda humanitaria.
  • Holanda se comprometió al entrar en la coalición en enviar seis caza F-16 para luchar contra el EI en Irak, 250 pilotos y militares de apoyo y 130 soldados que se encargarán de entrenar a las tropas que combatan al EI en el país. Holanda está cumpliendo con lo prometido además de aportar 10 millones de dólares en ayuda humanitaria.
  • Jordania es, junto a Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudi, Bahrein y Qatar, miembro de los cinco estados árabes que más activamente participan en la coalición con bombardeos sobre Irak. Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudi, Bahrein y Qatar colaboran con la aportación de cuatro cazas F-16,  cuatro cazas modelo F-16, dos cazas F.15, dos cazas F-16 y dos cazas Mirage 2000 respectivamente.
  • Turquía e Irak han puesto a disposición de la coalición la totalidad de sus Fuerzas Armadas así como la autorizado a Estados Unidos y a Francia para que utilicen sus espacio aéreos. Además, Turquía ha colaborado con 100 camiones de ayuda humanitaria, por valor de 1,9 millones de dólares.
  • El gobierno de Canadá ha desplegado 600 soldados en Irak, además de seis cazabombarderos CF-18, dos aviones de vigilancia CP-140 y aviones de transporte C-130. Asimismo, está colaborando con Albania en el suministro de armas a los soldados iraquíes y en su formación militar.
  • Australia también forma parte de la coalición y proporcionó 200 militares, 400 pilotos, seis aviones de combate F/A-18 y varias aeronaves de abastecimiento.
  • Dinamarca, colabora con siete cazas F-16 y 250 soldados.
  • Marruecos apoya la coalición con seis cazas F-16.
  • Portugal colabora con 200 soldados.

Otros países como Suecia, Suiza, Austria, Nueva Zelanda, Islandia, Noruega y otros 30 países más colaboran con la Coalición Internacional proporcionando ayuda humanitaria y participando en labores de logística. Además, unos 180.000 kurdos de Irak y las fuerzas kurdas de Siria con 45.000 efectivos también apoyan a la coalición.

¿Qué estrategia sigue la Coalición Internacional?

La coalición formada por más de cuarenta países sigue una estrategia concreta, basada en tres líneas de actuación. La primera de estas es la realización de ataques aéreos en lugares concretos del territorio enemigo. Como resultado de esta actuación se han conseguido contener gran parte de los avances del EI, a la vez que es preparado el camino para posteriores ofensivas sobre el terreno (Berenguer-Hernández, 2015). Además, la participación de países árabes y musulmanes en la coalición crea un efecto de deterioro frente a los argumentos propagandísticos del EI quien defiende la existencia de un conflicto religioso entre cristianos y musulmanes. Asimismo, el entrenamiento de fuerzas militares y grupos armados locales tiene como objetivo principal en el aumento de seguridad del pueblo y en la capacidad que ellos mismos puedan ayudar a defenderse de los grupos terroristas que los masacran.

La máscara de la Coalición

Como se ha explicado al inicio del trabajo, las principales ganancias del Estado Islámico provienen de la venta en el mercado negro del patrimonio histórico saqueado, de los impuestos, de la electricidad y del gas y, además, de la venta ilegal de petróleo que obtienen de los pozos localizados en el territorio Iraquí y Sirio (Odalric de Caixal y Mata, 3 de marzo de 2016; Jofré-Leal, 28 de diciembre de 2015). Para que haya una venta, es necesario un vendedor, en este caso el Daesh, y uno o varios compradores. En lo que se refiere al petróleo, los principales compradores son Turquía y Jordania, sin excluir a países como EEUU, Qatar, Emiratos Árabes e Irak quienes también compran dicha sustancia al grupo terrorista que quieren eliminar. Es importante remarcar, que todos estos países forman parte de la Coalición Inernacional y el principal objetivo de dicha organización es combatir el terrorismo yihadista.

En base a estos datos, es clara la respuesta del por qué las actuaciones de la coalición han sido casi infructíferas hasta la llegada de Rusia. Se conoce que tras dos años de operaciones militares ineficaces por parte de la coalición liderada por EEUU es inevitable pensar que haya un trasfondo político-estratégico-económico, explicando así que dichas acciones no quisieran perjudicar al grupo terrorista que se los proporciona. No podemos negar los bombardeos que EEUU ha llevado a cabo en el territorio donde se localizaban supuestamente miembros del Daesh, pero, tal como se informa desde el Pentágono (Odalric de Caixal y Mata, 3 de marzo de 2016) hasta el momento estos bombardeos han resultado ineficaces, ya que no se ha atacado a la infraestructura petrolera que está bajo el control del grupo terrorista, de manera que no se ha interrumpido la fuente de ingresos del mismo.

Daesh, no es más que una herramienta utilizada por Estados Unidos con finalidad de hacer caer el Gobierno sirio, fragmentando así a Irak y debilitando el poder sobre el territorio de Irán, impidiendo a la vez el avance de las tropas rusas; a la vez que extrae un negocio del contrabando del petróleo robado de los pozos de Mosul, Baiji, Mayadin, Deir al-Zur o Al-Raq. En la misma línea, Turquía, bajo el gobierno de Erdogan y el beneficio que obtiene de la compra ilegal de petróleo suministrada por los terroristas que a cara de la Coalición declara atacar, extrae un gran beneficio a la vez que apoya el terrorismo salafista. Erdogan, emprende acciones detrás de la máscara de mantener acciones en contra de los yihadistas, dedicando gran parte de sus tropas militares a combatir las fuerzas kurdas y a ocupar militarmente el norte iraquí.

Según el Times, los gobiernos de Arabia Saudita, Qatar y Turquía son los principales proveedores, junto a EEUU, de armamento a grupos terroristas localizados sobre el terreno Sirio, que tienen como objetivo derrocar el gobierno sirio de Al Assad. Los suministros incluyen misiles antitanques y antiaéreos. En la misma línea, podemos observar como el gobierno estadounidense, quien defiende y proclama tener una política antiterrorista firme, actúa sobre el territorio Sirio de dos formas contrapuestas: evitando el coronamiento extremista en Siria y a la vez apoyando a la formación de grupos terroristas vinculados a Al-Qaeda para hacer caer a Al Assad.

En relación al último punto, se tiene constancia que Estados Unidos ha estado financiando a una gran cantidad de los supuestos llamados “rebeldes moderados” para hacer caer el gobierno de Siria, entrenado e instruyendo, además de haciendo entrega de armamento. Se conoce que dichos grupos entrenados por EEUU, derivaron en facciones islamistas muy similares al Estado Islámico, creando otros grupos yihadistas igual de radicales como el grupo rebelde Al Nusra, grupo presente en Siria e Irak y que deriva de Al Qaeda. Aun conociendo el impacto que ha tenido dichas actuaciones de EEUU, el gobierno estadounidense ha continuado armando a los rebeldes con el objetivo de vencer al ejército sirio y a la aviación rusa que colabora en la lucha contra los radicales islámicos. Dicha información fue desvelada por un comandante de Al Nusra, después de declararse grupo independiente de Al Qaeda, desvelando que Estados Unidos continúa suministrando misiles guiados TOW y asesoramiento militar en Siria para tratar de desnivelar el tablero geoestratégico, ya no teniendo como objetivo al Ejército Sirio, sino a Rusia y Vladimir Putin. Además, ha explicado que Washington financia la “causa” de forma indirecta, a través de países que sí apoyan abiertamente la labor de Al Nusra, siendo estos países Turquía, Qatar o Arabia Saudí. Asimismo, el exembajador del Reino Unido en Siria, afirmó que las tropas norteamericanas trabajan con los yihadistas, utilizando los llamados grupos de oposición moderada para derrocar al Gobierno sirio.

Cabe destaca, que aunque Al Nusra haya sido introducida en la lista negra del Departamento de Estado, teniendo que actuar la Casa Blanca del modo que congelaría los bienes del grupo terrorista e impediría el suministro de ayuda material, ha hecho lo contrario. La administración Obama está apoyando abiertamente a los grupos rebeldes, la mayoría de ellos, vinculados con grupos terroristas en Siria.

Dicho esto, no es de extrañar que después de un análisis internacional, donde se incluyen provenientes de agencias de inteligencia, de medios de comunicación y los propios políticos occidentales, hayan reconocido que frente a un panorama donde las fuerzas de la Coalición resultan poco eficaces, los que llevan el peso de la contienda son los milicianos de Hezbolá, los Peshmergas, el Ejército Sirio, la Fuerza de Tarea Quds y las Fuerzas militares que responden al gobierno central de Bagdad. Reconociendo que ellos son los que han logrado recuperar pueblos y ciudades que estaban en manos de Daesh (Jofré-Leal, 28 de diciembre de 2015).

Bibliografía consultada

Jofré-Leal. P. (28 de diciembre de 2015). ¿Quién es quién en la guerra contra Daesh?. HispanTV. Recuperado de: http://www.hispantv.com/noticias/opinion/198849/estado-islamico-isis-guerra-siria-irak

Odalric de Caixal y Mata, D. (3 de marzo de 2016). El Estado Islámico: Orígenes, Desarrollo y Amenazas desde la Perspectiva Geoestrategica del conflicto. La Guerra Secreta en Siria y la intervención militar rusa en la guerra contra el terrorismo yihadista. CiM, Consultoría Histórica. Recuperado de: http://caixal.com/el-estado-islamico-origenes-desarrollo-y-amenazas-desde-la-perspectiva-geoestrategica-del-conflicto-la-guerra-secreta-en-siria-y-la-intervencion-militar-rusa-en-la-guerra-contra-el-terrorismo-yihadist/

Berenguer-Hernández, F. (2015). La guerra contra el Estado Islámico y el factor tiempo. Instituto Español de Estudios Estratégicos. Recuperado de: http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2015/DIEEEA16-2015_Guerra_EI_FactorTiempo_FJBH.pdf

Lamarque, K. (19 de enero de 2017). Obama y su lucha contra el terrorismo. Sputnik. Recuperado de: https://sptnkne.ws/ds5h

Bush Ignora la Oferta de Irak: “Es Hora de Actuar”. (18 de septiembre de 2002). Clarín. Recuperado de: http://www.clarin.com/ediciones-anteriores/bush-ignora-oferta-irak-hora-actuar_0_BySfPJVeRFg.html

Bardají, R. (2003). Irak: Reflexiones sobre una guerra. Real Instituto Elcano. Recuperado de: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/wcm/connect/997a65804f0195ca88b2ec3170baead1/Bardaji_Irak_Reflexiones_sobre_una_guerra.pdf?MOD=AJPERES

Navarro, R. (2017). Coalición Internacional contra el Yihadismo. INTERPOL. Recuperado de: http://www.defensa.gob.es/Galerias/gabinete/red/2015/red-314-infografia-Yihad.pdf

Dallanegra-Pedaza, L. (2003). La invasión de EUA a Irak. Instituto de Investigación en Ciencias Sociales, (6). Recuperado de: http://csoc.usal.edu.ar/archivos/csoc/docs/idicso-sdti006.pdf

Saddam Está Decidido a Obtener la Bomba Atómica. (5 de febrero de 2003). Clarín. Recuperado de: https://www.clarin.com/ultimo-momento/saddam-decidido-obtener-bomba-atomica_0_H1QxlqMgAKx.html

Más de 40 países integran ya la coalición contra el Estado Islámico. (8 de septiembre de 2014). ABC.  Recuperado de: http://www.abc.es/internacional/20140908/rc-paises-integran-coalicion-contra-201409082052.html

Powell Insiste en que Irak Produce Armas de Destrucción Masiva. (5 de febrero de 2003).  La Nación. Recuperado de: http://www.lanacion.com.ar/471554-powell-insistio-en-que-irak-produce-armas-de-destruccion-masiva

Pisani, S. (17 de junio de 2002). Bush revela su estrategia antiterrorista. La Nación. Recuperado de: http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:http://wvw.nacion.com/ln_ee/2002/julio/17/mundo1.html&num=1&strip=1&vwsrc=0

Bush Ordenó a la CIA Terminar con Saddam Hussein, (17 de junio de 2002). Clarín. Recuperado de: http://www.clarin.com/ediciones-anteriores/bush-ordeno-cia-terminar-saddam-hussein_0_S1WlO2EgAKl.html

Sara Zarcero, Analista en Terrorismo Yihadista y Geoestrategia Internacional del Observatorio Internacional contra la Amenaza del Terrorismo y la Radicalización Yihadista (OCATRY) / SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel-USA International Consulting Counterterrorism / INISEG (Instituto Internacional de Estudios de Seguridad Global)