# Geopolítica, Terrorismo

El enfoque de Turquía hacia los Grupos Terroristas en Siria e IraK

Desde el inicio de la crisis en Siria, Turquía apareció como un partidario de los grupos terroristas y les brindo ayuda. Incluso el presidente turco Erdogan, y su primer ministro Ahmet Davutoglu, hablan abiertamente de la ayuda armamentística, logística y de entrenamiento a los opositores sirios.  Cuando se formó el grupo terrorista Frente Al-Nusra (rama siria de Al-Qaeda), Erdogan apoyo a este grupo. El Gobierno de Ankara además ha expresado su apoyo a otros grupos terroristas como el denominado Frente Islámico (vinculado a Al-Qaeda), Estado Islámico y Yaish al-Fath.

Primero: Ankara no estaba dispuesta a llamar terroristas a estos grupos, pero bajo la presión de Washington puso a Al-Nusra en la lista negra.

Segundo: Turquía desempeña un papel importante en el apoyo a los grupos terroristas en Siria, especialmente el Estado Islámico. Es innegable su papel fundamental en el suministro de armas, el apoyo logístico, entrenamiento y apoyo financiero

Tercero: Turquía ha sido un mercado para comprar el petróleo de contrabando procedente de Siria. Además, ha sido durante los últimos años, un camino seguro, base de entrenamiento, refugio, así como una sala de gestión de operaciones para los grupos opositores a Bashar al Assad, que han operado desde Turquía.

Cuarto: Mehmet Ali Ediboglu, miembro del Partido Republicano del Pueblo y representante de Hatay en el Parlamento, afirmó que 22.000 miembros del grupo terrorista del Estado Islámico habían recibido entrenamiento militar en Turquía y posteriormente enviados a Siria e Irak.

imagen2

Los objetivos de Turquía para apoyar a los grupos terroristas de Siria:

  1. Turquía apoya a los grupos terroristas como el Estado Islámico, Frente Al-Nusra, Frente Islámico y Yaish al Fath, para poder reprimir a los grupos kurdos afiliados a los Trabajadores del Kurdistán (PKK en kurdo) y el Partido de la Unión Democrática (PYD) entre otros.
  2. Turquía quiere poner de relieve las amenazas del terrorismo y radicalismo en Siria y utilizar este argumento para convencer a Occidente de intervenir en ese país.
  3. Ankara intenta aprovecharse de la capacidad de los grupos radicales y extremistas para luchar contra el Gobierno de Bashar al Assad y la capacidad de cambiar el equilibrio del poder en la Guerra Civil de Siria.
  4. Turquía está intentado derrocar al Gobierno sirio con la ayuda de los grupos terroristas para luego entrar en Oriente Medio a través de Siria y revivir el Neo-otomanismo.

Turquía al descubierto en su apoyo al Estado Islámico:

Rusia ha entregado a los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas un informe de inteligencia sobre las actividades de Turquía favor de los yihadistas que operan en Siria. Si la ONU aplicara estrictamente el Derecho Internacional, el consejo de Seguridad tendría que exigir las pruebas correspondientes sobre todo lo que aparece en el informe de inteligencia ruso y exigir además explicaciones de parte de Turquía. Y si se llegara a comprobarse esa culpabilidad, el Consejo tendría que imponer las sanciones que estipula el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas. Por su parte la OTAN y la Organización para la Cooperación Islámica tendrían que decretar la exclusión de este estado renegado, mientras que la UE debería poner fin a la posible adhesión de Turquía a Europa. Diversos informes de inteligencia que ha podido consultar SECINDEF mencionan además el caso de la “aldea tártara”, un grupo étnico tártaro inicialmente basado en Antalya y posteriormente desplazado por el MIT más hacia el norte, hasta Eskisehir. Este grupo incluye combatientes de Al-Qaeda y está implicado en la ayuda de combatientes islamistas en Siria.

imagen3

Los tártaros constituyen la segunda minoría étnica rusa y son muy pocos los que comulgan con la ideología yihadista de la hermandad musulmana o del hizb-ut-Tahir. En diciembre de 2013, yihadistas tártaros panturquistas del movimiento Azatlyk (Libertad), abandonan el teatro de operaciones sirio y viajan a Ucrania para formar parte de un servicio de protección de los manifestantes de la plaza Maidan, en espera del Golpe de Estado. Turquía que no ha movido un dedo para socorrer a los Turcomanos iraquíes masacrados por el Emirato Islámico, en cambio utiliza a los turcomanos sirios en contra de la República Árabe Siria. Estos elementos están organizados por los Lobos Grises, partido político turco de carácter paramilitar. Este grupo fue quien organizo el intento de asesinato de su Santidad el Papa Juan Pablo II en 1981. Esta organización esta infiltrada entre los socialdemócratas belgas y los socialistas neerlandeses.

Los Lobos Grises, no son un partido por sí mismo, sino que constituyen la rama paramilitar del MHP (Milliyetci Hareket Partisi), Partido de Acción Nacionalista, que está bajo el control del Alparslan Celik, comandante de la Brigada Sultan Abdulhamid. Las brigadas turcomanas han organizado con el MIT, el saqueo de las fábricas de la ciudad siria de Alepo. Expertos turcos viajan a las regiones de Alepo bajo control de los grupos armados anti-Assad, desmontan las máquinas y las herramientas de las instalaciones industriales y las envían a Turquía, donde serán montadas nuevamente para su explotación

Las Fuerzas Armadas de Turquía han proporcionado apoyo directo a los terroristas en Siria, incluyendo el fuego de cobertura cuando cruzaban la frontera turca-siria. A su juicio, Erdogan quiere “revivir la herencia colonial del Imperio otomano” al manifestar su deseo de proteger a las personas de origen turco “a pesar del hecho de que sean ciudadanos de Estados soberanos