# Terrorismo

El silencio de los dhimmies

Naz Shah. Imagen: The Telegraph

La parlamentaria británica laborista Naz Shah, musulmana y de origen pakistaní,  compartió un mensaje en Twitter pidiendo a las víctimas de abuso sexual que se callasen. Esta petición de silencio a las víctimas fue publicado en Twitter después de que ella atacase a Sarah Champion, también parlamentaria laborista, por hablar cuatro días antes sobre el escándalo de Rotheram y escribir un artículo que decía que “Gran Bretaña tiene un problema con los hombres pakistaníes que atacaban a las blancas vulnerables”.

Naz Shah es conocida, como Jeremy Corbyn, el líder del Partido Laborista, por sus comentarios judeofóbicos.

En Twitter, Shah, pedía que “Esas chicas maltratadas en Rotherham y en otros lugares solo necesitan callar. Por el bien de la diversidad”. [1]

El escándalo de Rotherham

Se tiene constancia -por ahora- que 1.510 niños han sido explotados sexualmente en Rotherham, Reino Unido. Los detectives de la Agencia Nacional del Crimen (NCA) revelaron la cifra actualizada en una sesión informativa sobre la Operación Stovewood, la investigación sobre la explotación sexual infantil durante un período de 16 años en la ciudad de South Yorkshire. El informe del profesor Alexis Jay en 2014 identificó a 1.400 víctimas. El número de niños que se cree que fueron explotados sexualmente en se ha elevado a 1.510 en el escándalo que se destapó hace cuatro años.

La investigación de la  Agencia Nacional del Crimen (NCA), la más grande de su tipo en el Reino Unido, ha identificado a 110 sospechosos, de los cuales el 80 por ciento son de ascendencia musulmana paquistaní, dijeron los oficiales de la Policía. La gran mayoría de las víctimas eran niñas británicas blancas de entre 11 y 18 años, ha declarado la Policía.                                                                                                                             Paul Williamson, el oficial investigador principal de Operation Stovewood, describió la investigación como “una investigación única y sin precedentes, desafiante en su escala y complejidad”.

Williamson dijo que una “mezcla tóxica” de factores permitió que los abusadores pasaran desapercibidos en Rotherham desde 1997 hasta 2013, cuando se desató el escándalo por primera vez. La operación Stovewood involucra a 144 oficiales que trabajan en 34 investigaciones distintas, pero Williamson dijo que esperaba aumentar su equipo a entre 200 y 250 personas. [2]

Naz Shah acusó a Sarah Champion de racista y estigmatizar a la comunidad pakistaní por hablar sobre el escándalo de Rotherham.

Naz Shah ha sido criticada por Rebecca Hilsenrath, Directora Ejecutiva de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos, asegurando que “Necesitamos mantener a las víctimas de estos horrendos crímenes en el centro del debate y recordar siempre que el silencio no sirve para la diversidad”.  [3]

Las niñas blancas de Gran Bretaña tienen un problema con los hombres pakistaníes musulmanes por ser “blancas vulnerables”.

Europa tiene un problema aún mayor con los musulmanes salafistas y con los autóctonos colaboracionistas del totalitarismo islámico y con el miedo a criticar el yihadismo y el cómplice silencio de sus correligionarios.

Hay muchas Naz Shah en Europa, que exigen silencio ante los delitos y violaciones perpetrados por salafistas y yihadistas, con la absurda excusa que el silencio ayuda a la diversidad.

El silencio de los crímenes y sobre los criminales aumenta la impunidad de los victimarios y la vulnerabilidad de las víctimas.

Hay muchas Naz Shah en Europa que ante las atrocidades del yihadismo, del islamismo, perpetradas contra Israel, y con la absurda excusa que el silencio ayuda a los palestinos, silencia los crímenes de la ideología de odio, supremacismo y nihilismo del yihadismo

y más aún cuando los árabe-palestinos son víctimas de esa ideología que los trata como carne de cañón en su guerra contra el mundo libre y Occidente y les exige asesinar.

El silencio de los medios de comunicación y de los líderes de opinión europeos en general, y españoles en particular, sobre las atrocidades que el yihadismo, Hamás, Al-Fatah, Hizbulá y otros grupos perpetran no sirve para la libertad ni la diversidad, sólo potencian el totalitarismo y terrorismo islámico.

 

NOTAS

[1]   http://www.dailymail.co.uk/news/article-4813870/MP-shares-Twitter-post-telling-abuse-victims-shut-up.html

[2]  https://www.theguardian.com/uk-news/2018/feb/20/rotherham-sexual-abuse-victims-rises-to-1510-operation-stovewood

[3]  http://www.dailymail.co.uk/news/article-4813870/MP-shares-Twitter-post-telling-abuse-victims-shut-up.html