# Terrorismo

EL VELO ES OBLIGATORIO EN EL ISLAM, EL DEBATE ES INACEPTABLE: AL-AZHAR

Enlace Judío México.- La principal institución religiosa del mundo musulmán sunnita, la Universidad egipcia Al-Azhar, afirmó el lunes 4 de diciembre de 2017 en una fatwa, o decreto religioso, que es obligatorio para las mujeres en el Islam usar el velo, mientras que quienes niegan esto son “extremistas” y “anormales”.

A través de un comunicado emitido por el Centro Electrónico Internacional de Fatwas de Al-Azhar, la institución dijo que “el velo –hijab- es un deber obligatorio impuesto por las enseñanzas del Islam, y cualquier debate sobre el tema es inaceptable”.

No es aceptable que nadie del público o personas no especializadas, independientemente de su cultura, expresen sus opiniones sobre el asunto. El hijab […] tiene como objetivo preservar la naturaleza femenina de las mujeres”, decía la declaración. Continuó diciendo que el hecho de que el velo sea obligatorio en el Islam ayuda a las mujeres a ser exitosas y productivas en la sociedad, al tiempo que les impide ser vistas solo como un cuerpo. Agregó que en diferentes países del mundo, como India, China y Japón, las mujeres usan ropa similar al velo del Islam, ya que desean seguir la naturaleza de sus naciones.

La declaración concluyó haciendo un llamamiento a todos los que niegan que el velo sea obligatorio en el Islam que dejen de difundir sus opiniones o emitir fatwas sobre el asunto, ya que no están especializados o autorizados para hablar sobre el tema. [1]

Todas las escuelas islámicas, tanto las sunnitas como las chiítas consideran que el velo es obligatorio, y se basan en el Corán y los hadices [2]

Corán 24: 31: Y di a las creyentes que bajen la vista con recato, que sean castas y no muestren más adorno que los que están a la vista, que cubran su escote con el velo y no exhiban sus adornos sino a sus esposos, a sus padres, a sus suegros, a sus propios hijos, a sus hijastros, a sus hermanos, a sus sobrinos carnales, a sus mujeres, a sus esclavas, a sus criados varones fríos, a los niños que no saben aún de las partes femeninas. Que no batan ellas con sus pies de modo que se descubran sus adornos ocultos. ¡Volveos todos a Alá, creyentes! Quizás, así, prosperéis.

Corán 33:59: ¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas cuando estén en público: esto ayudará a que sean reconocidas como mujeres decentes y no sean importunadas. Pero aun así, ¡Alá es en verdad indulgente, dispensador de gracia!

La esposa preferida de Mahoma, la niña Aisha –hija de Abu Bakr, el Primer Califa- explicó que aquel (Mahoma) dijo que “una vez la mujer alcanza la edad de la menstruación, ninguna parte de su cuerpo debe ser vista a excepción de esto’, y señaló su cara y sus manos.” [hadiz relatado por Abu Dawud]

Umm Salama, madre de los creyentes narró en referencia al versículo en el que fue revelado que “las mujeres creyentes deben echarse por encima sus vestiduras externas, las mujeres de los que auxiliaron a los que emigraron de Meca, de los ansar salieron como si tuvieran cuervos sobre sus cabezas, con las vestiduras externas”. [hadiz de Abu Dawud]

Abu Dawud narra que: Ninguna parte de la mujer debe quedar al descubierto excepto la cara y las manos, de acuerdo a la narración de Abu Dawud, narrada por Aisha. Algunas mujeres de los Compañeros del Profeta dejaron tan sólo los ojos al descubierto; algunas, sólo un ojo.

Y Abu Dawud y multitud de hadices de otros compañeros de Mahoma explican que : La utilidad en el uso del hiyab está en que las mujeres serán reconocidas como mujeres creyentes y castas, no interesadas en conductas indecentes, y eso evitará que sean molestadas, de acuerdo al Corán 33:59.

Los eruditos del Islam afirman que la mujer musulmana debe cubrirse la cabeza para distinguirse de las no-musulmanes y poder ser identificada como creyente respetable, comprometida y devota y para protegerse de las miradas e insolencias de los hombres, así como sus comentarios y intenciones mal sanas. De esta forma será respetada y valorada por toda la sociedad. A diferencia de la tradición cristiana, la mujer según el Corán debe llevar el velo como protección. Y que el velo –el hiyab- no se legisló como restricción ni obstáculo del movimiento de la mujer, sino como protección y defensa, a diferencia de los cristianos que lo toman como sometimiento, al tener como referencia el texto de la Primera Epístola de Pablo a los Corintios 11:5-8: “Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra. Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre. Además, el hombre no fue creado a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre.”

Epístola de pablo a los Efesios 5:22: Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor.
Más tarde esto se hará extensivo a todas las mujeres, casadas y no casadas en Tertuliano (160-220), Padre de la Iglesia, en Virginibus velandis, dirá: “las vírgenes deberían conformarse a la ley de San Pablo para las mujeres y mantenerse estrictamente veladas.”

De ahí que los salafistas y radicales chiítas deducen que para la cultura occidental de substrato cristiano el velo es señal de sometimiento, y que ellos (los musulmanes) lo hacen obligatorio pero para “proteger” a las mujeres de todos los hombres, lascivos por naturaleza, como los hadices transmitidos por Bujari y Muslim explican: “Mahoma dijo: Alá ha escrito una porción de Zina (fornicación o adulterio) que todo hombre cometerá inevitablemente. El Zina de los ojos es mirar a las mujeres, el Zina de la lengua es hablar, el corazón anhela y desea, y luego las partes privadas lo confirman o lo niegan.” [Transmitido por Bujari, Muslim y otros] [3]

Añaden los líderes religiosos musulmanes: “Éste es el asunto esencial: se prescribe la modestia para proteger a las mujeres de ser molestadas o, más sencillamente, la modestia es una protección. Así, el único propósito del velo en el Islam es la protección. El velo islámico, a diferencia del velo de la tradición cristiana, No es una señal de la autoridad del hombre sobre la mujer, ni una señal del sometimiento de la mujer al hombre. El velo islámico, a diferencia del velo en la tradición judía, no es una señal de lujo y distinción de algunas mujeres judías nobles casadas. El velo islámico es sólo una señal de modestia que tiene la finalidad de proteger a las mujeres, a todas las mujeres.”

El velo, y su obligatoriedad en la mujer es un rasgo distintivo del Islam, como narra el hadiz transmitido por Ibn Majah: “El Profeta Muhammad (s.a.s) dijo: Ciertamente cada religión tiene una característica en particular y la característica del Islam es la Hayá (modestia, timidez, recato).”

El velo –hiyab- que cubra el cabello de la mujer es obligatorio para el Islam, no hay discusión, ni es aceptada por los eruditos de la Universidad Al Azhar, y el objetivo fundamental del hiyab es proteger a la mujer musulmana y proporcionarle una mayor libertad para participar en la sociedad al protegerla de los hombres. [4]
Todos estos eruditos del Islam consideran que todos los hombres son unos lascivos y que el velo les frena los impulsos sexuales y la lascivia “) que todo hombre cometerá inevitablemente, Mahoma dixit.

Académicos occidentales, principalmente aquellos que estudian el sufismo y/o trabajan en el diálogo interreligioso, y sobre todo aquellos que hacen apología del Islam y pretenden presentar el Islam como una religión tolerante y más aceptable a las mentes occidentales afirman que el velo no es obligatorio en el Islam, todo ello en total y absoluta contradicción con todas las escuelas de pensamiento del Islam.

Pretendidos expertos en el Islam afirman que es opcional y niegan lo evidente, que existe un obligación de cubrirse con velo, cuando las esposas de los Sahaba –Compañeros de Mahoma- se cubrían hasta el punto de que parecía que tenían cuervos sobre sus cabezas y dejaban tan sólo los ojos al descubierto; algunas, sólo un ojo.

En esta línea negacionista de la realidad está Safia Noor, la candidata del Partido laborista a la elección local de Birmingham, que ha llegado a afirmar que “no hay pruebas de que el ISIS (Estado Islámico) exista”. [5]

Los totalitarismos nazi y comunista han tenido, y sobre todo el último, tienen sus apologistas y sus colaboracionistas. El totalitarismo islamista también tiene sus colaboracionistas en el mundo de la política –en general en la izquierda –con algunas excepciones- y la extrema izquierda.
Para saber lo que dice el Islam es necesario ir a sus fuentes y escuchar a sus líderes religiosos y no hablar sobre un Islam que sólo existe en la mente de estos colaboracionistas que pretenden hacer aceptable a los legos en la materia.

Y el debate sobre la obligatoriedad del velo es inaceptable. Universidad Al-Azhar dixit.
Es una orden: Toda mujer musulmana está obligada a llevar velo.

NOTAS

[1] http://www.egyptindependent.com/veiling-is-compulsory-in-islam-debate-unacceptable-al-azhar/

[2] El velo (hiyab) en la Sunna

Narró ‘Aisha: “las esposas del Profeta -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- solían ir a al-Manasi, un extenso lugar abierto (cerca de Baqia en Medina), para hacer sus necesidades por la noche. ‘Umar solía decirle al Profeta -la paz y las bendiciones de Alá sean con él-: ‘que tus esposas utilicen el velo’, pero el Mensajero de Alá no lo ordenó. Una noche Sauda bint Zam’a, esposa del Profeta -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- salió a la hora de la Oración de la noche, siendo ella una mujer alta. ‘Umar se dirigió a ella y dijo: ‘te he reconocido, oh Sauda’, y lo dijo porque deseaba con entusiasmo que los versos sobre el hiyab fueran revelados. Así pues, Alá reveló los versos del hiyab. Bujari

Dijo ‘Umar: “coincidí con mi Señor en tres cosas. Dije: ‘Mensajero de Alá, si tomáramos la Estación de Abraham como un lugar de Oración…’, y luego fue revelado: ‘…y tomad la Estación de Abraham como lugar de Oración’ 2:215. Dije: ‘Mensajero de Alá, tanto la buena como la mala gente viene a visitar a nuestras esposas; si tan sólo les ordenaras llevar hiyab…’, y el verso del hiyab fue revelado. Las esposas del Profeta -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- se unieron en los celos, y yo dije: ‘quizás su Señor, si os divorcia, le dará a cambio esposas mejores que vosotras’, y así mismo fue revelado. Corán 66:5. Bujari

– Ninguna parte de la mujer debe quedar al descubierto excepto la cara y las manos, de acuerdo a la narración de Abu Dawud, narrada por Aisha. Algunas mujeres de los Compañeros del Profeta dejaron tan sólo los ojos al descubierto; algunas, sólo un ojo.

‘Aisha -Alá esté complacido con ella- solía decir: “cuando ‘que se cubran el escote con el velo’ fue revelado, las mujeres cortaron los talles de sus sábanas por los bordes y cubrieron sus caras con los trozos cortados”. Bujari

Narró Umm Salama, madre de los creyentes: “cuando el verso ‘deben echarse por encima sus vestiduras externas’ fue revelado, las mujeres de los que auxiliaron a los que emigraron de Meca, e.d. de los ansar salieron como si tuvieran cuervos sobre sus cabezas, con las vestiduras externas”. Abu Dawud

Usama ibn Zaid dijo: “el Mensajero de Alá -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- me dio como regalo una tela cóptica gruesa que había recibido él como regalo de Dahiah al-Kalbi, así que se lo di a mi mujer. Más adelante, el Profeta -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- me preguntó: ‘¿por qué no vistes la tela cóptica?’, a lo que le contesté: ‘se lo di a mi esposa’. Dijo el Profeta -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- entonces: ‘dile que lleve un vestido grueso debajo de ella, pues temo que pueda describir el tamaño de sus miembros’.” Ahmad, al-Baihaqi, al-Hakim

Ibn ‘Umar transmitió que el Mensajero de Alá -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- dijo: “en el Día de la Resurrección, Alá no mirará al hombre que arrastra su vestidura por arrogancia”. Umm Salama preguntó entonces: “¿qué deberían hacer las mujeres con sus vestiduras?”, y él respondió: “que las bajen un palmo”, a lo que ella replicó: “sus pies quedarían expuestos”, y dijo él entonces: “que las bajen en la medida de un antebrazo, pero no más”. At-Tabarani

Conclusiones de las pruebas del Corán y la Sunna

El uso del velo (hiyab) es obligatorio, de acuerdo al Corán 24:30 y 33:59, y las narraciones de Bujari narradas por Aisha y por Umar.

– Parte de la modestia en la mujer, al igual que en el hombre, es que reduzcan su campo de visión, dejando fuera de este lo ilícito, y que guarden su castidad, de acuerdo al Corán 24:31.

– Las instrucciones respecto al cubrimiento de la desnudez (‘aura) son para la aparición de la mujer en público y ante extraños, debido a las excepciones mencionadas en el Corán en 24:31.

– Ninguna parte de la mujer debe quedar al descubierto excepto la cara y las manos, de acuerdo a la narración de Abu Dawud, narrada por Aisha. Algunas mujeres de los Compañeros del Profeta dejaron tan sólo los ojos al descubierto; algunas, sólo un ojo.

– La mujer, al igual que el hombre, no debe arrastrar sus vestiduras en señal de arrogancia pero, aún así, tampoco debe llevarlas a una altura que deje sus pies al descubierto (es decir, sus pies son ‘aura), de acuerdo a la narración de Ibn Umar, compilada por at-Tabarani.

– Es un requisito del hiyab que los miembros de una mujer, así como sus siluetas, no queden al descubierto, de acuerdo a la narración de Usama ibn Zaid, compilada por Ahmad, al-Baihaqi y al-Hakim; y la narración de Dihyan ibn Jalifa al-Kalbi, compilada por Abu Dawud.

– Los compañeros del Profeta entendieron el orden de utilizar el hiyab y lo llevaron a la práctica, hasta el punto de que las mujeres utilizaron sus sábanas para hacerse los velos, y cuando salieron a la calle parecía que llevaban cuervos sobre sus cabezas, de acuerdo a la narración de Aisha compilada por Bujari y a la narración de Umm Salama, compilada por Abu Dawud.

Lo que se ha dicho sobre los versos del velo (hiyab) en la exégesis del Corán (tafsir)

¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas: esto ayudará a que sean reconocidas como mujeres decentes y no sean importunadas. Pero aun así, ¡Alá es en verdad indulgente, dispensador de gracia! Corán 33:59

– En cuanto a Corán 24:31… Di a los creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad: esto conviene más a la pureza; ciertamente, Alá está bien informado de lo que hacen. Y di a las creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad, y no muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente con decencia; así pues, que se cubran el escote con el velo. Y que no muestren nada más de sus atractivos a nadie salvo a sus maridos, sus padres, sus suegros, sus hijos, los hijos de sus maridos, sus hermanos, los hijos de sus hermanos, los hijos de sus hermanas, las mujeres de su casa, aquellas que sus diestras poseen, aquellos sirvientes varones que carecen de deseo sexual, o a los niños que no saben de la desnudez de las mujeres; y qué no hagan oscilar sus piernas a fin de atraer la atención sobre sus atractivos ocultos. Y ¡oh creyentes, volveos a Alá, todos, en arrepentimiento, para que alcancéis la felicidad!

Tafsir al Yalalayn: …“y no muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente”, es decir, la cara y las manos, que pueden ser vistas por un extraño, cuando no existe peligro de tentación, y esta es una de dos opiniones. La segunda es que incluso mostrar la cara y las manos está prohibido porque existe una presunción de que estas partes causarán tentación, y esta es la opinión preferida, en caso de que hubiera que zanjar el asunto. “Así pues, que se cubran el escote con el velo”, es decir, que cubran sus cabezas, cuellos y pechos con velos; “y que no muestren sus atractivos”, es decir, todo cuanto haya, a excepción de la cara y las manos…

Ibn Kathir: Este es un mandato de Alá a las mujeres creyentes, y celo por Su parte hacia las esposas de sus siervos creyentes. También tiene como fin distinguir a las mujeres creyentes de las mujeres de la época de la Ignorancia, y de las acciones de las mujeres paganas. La razón para la revelación de este verso fue mencionado por Muqatil bin Hayyan, cuando dijo: “solíamos oír -y Alá sabe mejor- que Jabir bin Abdullah al-Ansari narró que Asma’ bint Murshidah estaba en una casa suya en Bani Hariza, y las mujeres empezaron a entrar sin sus vestiduras externas de modo que los tobillos de sus pies eran visibles, a parte de sus pechos y sus mechones. Asma’ dijo: “¡qué feo es esto!”. Y luego Alá reveló: “di a las creyentes que bajen la mirada”.

Al-Qurtubi: Las mujeres en el pasado solían cubrir sus cabezas con el jimar, dejando caer sus extremos sobre sus espaldas. Esto dejaba el cuello y la parte superior del pecho al descubierto, al modo de los cristianos. Entonces Alá les ordenó que cubrieran esas partes con el jimar.

– En cuanto a 33:59… ¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas: esto ayudará a que sean reconocidas como mujeres decentes y no sean importunadas. Pero aun así, ¡Alá es en verdad indulgente, dispensador de gracia! 33:59

Tafsir al Yalalayn: ‘Di a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas’ (yalabib es el plural de yilbab, que es un vestido que cubre a la mujer totalmente), en otras palabras, que estiren una parte de ella sobre sus caras, dejando un ojo, cuando necesiten dejar la casa para algo.

Ibn Abbas: ‘Deben echarse por encima sus vestiduras externas’ significa que cubran sus cuellos y pechos.

Ibn Kathir: Aquí le dice Alá a Su Mensajero que ordene a las mujeres creyentes – especialmente a sus esposas e hijas, debido a su posición de honor- que dejen caer sus yalabib plural de yilbab sobre sus cuerpos, para que tengan una apariencia distinta a las mujeres de la Ignorancia (Yahiliyya) y de las sirvientas.

Lo que dijeron algunos eruditos (‘ulama) sobre el velo (hiyab). Lo siguiente está citado en “ar-Radd al-Mufhim” del Sheij (erudito) Nasruddin al-Albani, en la introducción de su libro “Jilbaab al-Mar’ah al-Muslimah”.

Al-Baghawi dijo en su tafsir (vol. 3, p. 518): “el yilbab es la prenda con la que una mujer se cubre, llevada por encima del vestido y del velo”.

Ibn Hazm dijo (vol. 3, p. 217): “el yilbab en la lengua árabe en la que el Mensajero de Alá -la paz y las bendiciones de Alá sean con él- nos habló, es lo que cubre el cuerpo entero y no sólo una parte de él”.

Ibn Hubayra al-Hambali dijo en su libro “al-Ifsah” que la cara no es considerada ‘aura en las tres principales escuelas de ley, y añadió: “también es una posición narrada del Imam Ahmad”.

Ibn Qudama explicó en al-Mughni: “la cara y las manos no son desnudez, debido a la necesidad que requiere que la cara esté al descubierto para comprar y vender, y las manos descubiertas para dar y coger”.

Y dijo Ibn Muflih en “al-Adab ash-Shar‘iyya”: “¿es correcto regañar a las mujeres casaderas si no cubren sus caras en la calle? La respuesta depende de si es obligatorio para las mujeres cubrir sus caras o si es obligatorio para los hombres reducir su visión en cuanto a ellas. Hay dos posiciones al respecto. En cuanto al hadiz de Yarir en el que dijo: ‘le pregunté al Mensajero de Alá respecto a la mirada repentina e involuntaria y me ordenó desviar la vista’. Al-Qadi ‘Iyad comentó: ‘los eruditos, que Alá -el Exaltado- esté complacido con ellos, han dicho que hay una prueba en este hadiz de que no es obligatorio para una mujer cubrir su cara en la calle. En lugar de ello, es una sunna recomendada para ella, y es obligatorio para el hombre reducir su visión hacia ella en todo momento, excepto por algún propósito legislado. Sheij Muhyud-din an-Nawawi lo mencionó sin entrar en mayor explicación.’”

https://www.webislam.com/articulos/35721el_hiyab_en_el_islam_quran_y_sunna.html

[3] https://www.islamyciencia.com/la-mujer-en-el-islam/el-velo-en-el-islam.html

[4] https://www.webislam.com/articulos/39434-el_velo_islamico_el_hiyab.html

[5] http://www.birminghammail.co.uk/news/midlands-news/birmingham-labour-candidate-apologises-after-140134