# Historia Militar

GUERRA GRECO-ITALIANA (28 DE OCTUBRE-AL 6 DE ABRIL DE 1941)

La Guerra Greco-Italiana (1940–1941) fue un conflicto armado que enfrentó a Grecia e Italia, durante el curso de la Segunda Guerra Mundial. Grecia, pese a ser gobernada por un régimen autoritario y nacionalista encabezado por el Primer Ministro Ioannis Metaxas, era sin embargo un país tradicionalmente del lado de los aliados. Grecia había liberado gran parte de su territorio en la Primera Guerra Mundial combatiendo a las fuerzas turcas, aliadas de los Imperios Centrales. Por lo tanto, era un país tradicionalmente aliado del Imperio Británico. La decisión de atacar a Grecia[1] fue tomada por Mussolini a nivel político. Las razones son diversas: contrarrestar el peso cada vez mayor de la Alemania nazi, con la que Italia había firmado del Pacto de Acero; reverdecer los laureles del ejército italiano, de actuación mediocre durante la campaña de Francia en los Alpes Occidentales, y tal vez, conquistar bases en Grecia y en sus islas, para reducir la presencia inglesa en el Mediterráneo. El 15 de octubre de 1940, en el Palacio Venezia de Roma, tuvo lugar una reunión secreta, en la cual toman parte Mussolini, Ciano, Badoglio, Soddu, Iacomoni, Roatta, Visconti Prasca. Se toma la decisión de atacar a Grecia y se prepara un ultimátum, que el embajador italiano en Atenas, Emanuele Grazzi, deberá entregar a las tres de la mañana del 28 de octubre, tres horas antes del comienzo de la ofensiva. En el documento, se intima al gobierno griego a permitir que las tropas italianas ocupen el territorio nacional griego, para continuar la guerra con Gran Bretaña. Sin embargo, el mismo documento advierte que si las tropas italianas encontraran resistencia, esa resistencia será doblegada por las armas y el gobierno griego asumiría la responsabilidad de las consecuencias.

La entrevista Grazzi–Metaxas

El 28 de octubre, como fue establecido, el embajador italiano le hizo llegar a Metaxas en su domicilio de Kifissia el ultimátum, dándole tres horas para aceptar o rechazar las exigencias italianas. Según la tradición griega, Metaxas habría respondido al embajador con un único y tajante «Oxi!» («¡No!»), respuesta que es recordada en Grecia cada año en el llamado «Día del No» (fiesta nacional griega). Emmanuele Grazzi, en su libro El principio del fin — Las operaciones contra Grecia, da su versión de la entrevista entre Metaxas y él: Apenas tomamos asiento, y ya que era un poco más de las tres de la mañana, le dije inmediatamente que mi Gobierno me había encargado de hacerle llegar un escrito, que no era si no el ultimátum de Italia a Grecia, con el cual el Gobierno Italiano exigía la disolución de las fuerzas armadas griegas, a partir de las 6 de la mañana del 28 de octubre de 1940. Metaxas comenzó a leerlo. Detrás de los vidrios de sus gafas, veía sus ojos en lágrimas. Cuando terminó de leerlo, me dijo con voz triste pero firme: «Alors, c’est la guerre» («Entonces, es la guerra»).

La hija de Metaxas narra la continuación de este diálogo, que no aparece en las memorias de Grazzi: — «No necesariamente, Excelencia», aludiendo a la posibilidad que Grecia tenía de rendirse. —«Sí, es necesario…», respondió el Primer Ministro. La guerra era inevitable. Tres horas más tarde, las tropas italianas entraban en territorio griego.

Fuerzas italianas

Raggruppamento Litorale (5.000 hombres)

3° Regimiento Granatieri di Sardegna

7° Regimiento de caballería Milano

6° Regimiento de caballería Aosta

Batallón de Camisas Negras[2].

XXV°Cuerpo de Ejército (Carlo Rossi)

División de infantería Siena (9.000 hombres)

División de infantería Ferrara (16.000 hombres, de los cuales 3.500 eran albaneses)

División acorazada Centauro[3] (4.000 hombres, 163 blindados)

División Alpina Julia (10.000 hombres)

5 batallones

2 grupos de artillería.

XXVI°Cuerpo de Ejército (Gabriele Nasci)

División de infantería Piemonte (9.000 hombres)

División de infantería Parma (12.000 hombres)

División de infantería Venezia (10.000 hombres).

Fases de las operaciones / La ofensiva italiana

El plan de invasión de Grecia había sido preparado por el Estado Mayor italiano desde fines de 1939, y preveía una primera fase con una ofensiva en Albania para la conquista de Epiro, siguiendo por los valles de Vojussa y de Thyamis, con la toma de Metsovo y Drisko, para impedir a las tropas griegas de Tesalia y Macedonia de unirse a las de Epiro. Seguía una segunda fase, destinada a la conquista de Atenas, y una tercera, consistente en la ocupación de todo el territorio. Las fuerzas italianas en Albania eran de unos 87.000 hombres, de las cuales unos 75.000 en territorio albanés y los 12.000 hombres de la División «Arezzo», a las órdenes del general Feroni, en la frontera yugoslava

La contraofensiva griega

Las condiciones meteorológicas eran pésimas.[] Las fuerzas italianas avanzaron al principio rápidamente, pero la rápida movilización del ejército griego y el apoyo aéreo de la RAF (la aviación griega consistía en anticuados biplanos), junto con la falta de pontones para cruzar los torrentes de montaña crecidos por las lluvias y la escasez de efectivos que les dejó en inferioridad frente a los griegos, les permitió a estos rechazar a los italianos entre el 8 y el 10 de noviembre, para luego aislar a la división «Julia» y tomar la ciudad albanesa de Coritsa, el 22 de noviembre. El 9 de noviembre, la situación se precipitó. Visconti Prasca fue reemplazado por el general Ubaldo Soddu, quien pese a las presiones de Mussolini no pudo efectuar ninguna operación ofensiva, contentándose con reorganizar la débil línea defensiva italiana. Las tropas griegas aniquilaron la brigada alpina «Julia» en el valle de la Vojussa, y avanzaron hacia el Adriático. Mussolini envió refuerzos, aumentando los efectivos a 162.000 hombres en diciembre de 1940, pero los griegos continuaron avanzando sobre territorio albanés. A fines de diciembre, el frente se estabilizó, y el general Ugo Cavallero[4] asumió el mando de las tropas italianas. Cavallero ordenó en enero de 1941 un contraataque para intentar reconquistar Klisura, que los griegos no sólo rechazaron, sino que obligaron a los italianos a retroceder en una ofensiva de invierno, llegando hasta Tepelenë. El general griego Papagos no quiso avanzar más allá de las montañas, donde las tropas griegas estaban en ventaja pese a la superioridad aérea italiana. Exponerse a la llanura, donde los italianos podrían usar sus blindados y su fuerza aérea no era una decisión sensata. El avance griego, entonces, se limitó a ocupar la mitad de Albania. Unos 56.000 hombres de la Commonwealth prestaron apoyo a los griegos, sobre todo en aspectos donde el ejército griego carecía de medios, como la artillería y la aviación.

La intervención alemana

La situación era tal que no podía seguir así. A fines de marzo, un golpe de estado en Yugoslavia persuadió al OKW (Oberkommando der Wehrmacht, Comando Supremo del Ejército alemán)[5] de rever los planes alemanes respecto de Grecia. El 6 de abril de 1941, la Wehrmacht lanzó la Operación 25[6] (invasión de Yugoslavia) y la Operación Marita[7] (la invasión de Grecia). En los primeros días de abril, los griegos avanzaron en Puka y Kukës. Las fuerzas italianas atacaron desde Albania mientras los griegos eran atacados desde Yugoslavia por fuerzas alemanas y búlgaras, aliadas de los alemanes. Los griegos habían establecido una línea de defensa, llamada Línea Metaxas (el Primer Ministro había fallecido en enero de ese año), pero frente a las fuerzas alemanas, la línea era indefendible. Los griegos perdieron de nuevo Coriza el 14 de abril, y Argirokastro el 18 de abril. Papagos comprendió que toda resistencia era inútil, y firmó el armisticio en Larissa (Tesalia) el 21 de abril.

La repartición de Grecia

Alemania ocupó militarmente la Macedonia central y oriental, con el importante puerto de Salónica; la capital Atenas, las islas del Egeo septentrional y la isla de Creta. Bulgaria, por su participación, se anexó la Tracia. Los italianos obtuvieron el control del resto de Grecia. El gobierno militar del general Tsolakoglu fue un gobierno títere bajo las órdenes de Alemania, como el de Pétain en Francia o Quisling en Noruega.

La vida de los soldados y de la población civil

La guerra se llevó a cabo en las nevadas montañas de la frontera greco-albanesa, con temperaturas extremas con hasta 25 grados bajo cero, en medio de constantes nieblas, nevadas y granizadas. Las crónicas de la época abundan en ejemplos de la heroicidad tanto de los soldados griegos como de las mujeres que se presentaron voluntarias para abastecer a sus hijos y a sus maridos en el frente. Muchos soldados de ambos bandos fueron dados de baja por congelación, y se realizaron numerosas amputaciones. Tanto bajaron las temperaturas, que el mando italiano comenzó a reemplazar a sus soldados provenientes del sur y centro de Italia, por soldados originarios del Norte, a los que se suponía que soportarán mejor el frío glacial de las altas y gélidas montañas de Epiro. Los griegos en su contraofensiva liberaron la región de Epiro del Norte, una parte de Albania que históricamente había sido griega y en la que vivía la minoría étnica griega en Albania. Al llegar a ciudades con nombres griegos como Aghii Saranda (‘Cuarenta Santos’) la población de origen griego da la bienvenida al ejército con flores, banderas griegas y canciones, y celebran la entrada del ejército griego como una liberación.

[1] La batalla de Grecia u Operación Marita fue la invasión del Reino de Grecia por las fuerzas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial enfrentándose a los aliados (Grecia y la Commonwealth). La batalla de Grecia dio comienzo el 28 de octubre de 1940 con la invasión de Grecia por la Italia fascista1​ y concluyó con la caída de Kalamata, en el Peloponeso, el 28 de abril de 1941. Con la batalla de Creta y algunas otras acciones navales, la batalla de Grecia forma parte del teatro de operaciones egeo de la Campaña de los Balcanes.

[2] La Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional, fue un cuerpo de milicias de la Italia fascista que después consiguió ser una organización militar. Debido al color de su uniforme, sus miembros fueron conocidos popularmente como Camisas negras, aunque también fueron referidos como escuadristas. Probablemente inspiradas por los «camisas rojas» de Garibaldi, su actividad se enmarca desde el período de entreguerras hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. El término se aplicó a distintos grupos que imitaron el uniforme, como los blackshirts de la Unión Británica de Fascistas, las camisas pardas del Partido Nacionalsocialista alemán o los falangistas de José Antonio Primo de Rivera en España.

[3] La 131ª División blindada Centauro, fue una División blindada del Regio Esercito italiano, que quedó constituida el 20 de abril de 1939 en Cremona a partir de la 1.ª Brigata Corazzata. En el curso de la Segunda Guerra Mundial fue desplegada en Albania, interviniendo sucesivamente en las invasiones de Grecia y de Yugoslavia. Las unidades principales de la División (Mando, 31° Reggimento Carristi y 5° Regimiento de Bersaglieri) fueron enviados a Túnez en noviembre de 1942. Fue prácticamente aniquilada en los últimos días de marzo de 1943, durante los combates en Túnez, para ser definidamente disuelta en abril de ese mismo año.

[4] Ugo Cavallero, fue un militar italiano de importante participación en la Segunda Guerra Mundial como uno de los principales jefes del Regio Esercito de la Italia fascista

[5] El Oberkommando der Wehrmacht (OKW), traducible al español como «Alto Mando de la Wehrmacht«, fue parte de la estructura de las fuerzas armadas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. En la práctica cumplía la función del Ministerio de Guerra que había sido suprimido en 1938.

[6] La Invasión de Yugoslavia (Operación 25) fue el nombre que recibió la campaña de las fuerzas del Eje contra el Reino de Yugoslavia que tuvo lugar en abril de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial. La invasión concluyó once días después de iniciada, cuando el 17 de abril el Ejército Real Yugoslavo se rindió incondicionalmente.1​ La nación fue ocupada inmediatamente, desmembrada y de parte de su territorio surgieron nuevos países con gobiernos afines al Eje, como el Estado Independiente de Croacia o el Estado Independiente de Montenegro

[7] La Batalla de Grecia u Operación Marita fue la invasión del Reino de Grecia por las fuerzas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial enfrentándose a los aliados (Grecia y la Commonwealth). La batalla de Grecia dio comienzo el 28 de octubre de 1940 con la invasión de Grecia por la Italia fascista y concluyó con la caída de Kalamata, en el Peloponeso, el 28 de abril de 1941. Con la batalla de Creta y algunas otras acciones navales, la batalla de Grecia forma parte del teatro de operaciones del Egeo, en la Campaña de los Balcanes

Profesor David Odalric de Caixal i Mata: Fundador de SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel International Consulting / Homeland Intelligence Security-Israel / Università degli Studi di Bari/ Analista colaborador en terrorismo del US Homeland Security Defense University / University and Agency Partnership Initiative US Center for Homeland and Defense/ US Naval Posgraduate School/ Profesor del Máster de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nebrija. Membership research projects in support of Veterans of The Armed Forces of the United Kindom. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army)