# Terrorismo

La policía cree que los islamistas detenidos enlazan con la rama magrebí de Al Qaeda (artículo publicado en La Vanguardia (31 de mayo de 2007) Eduardo Martín de Pozuelo

El imán de Santa Coloma ha sido conducido a Madrid para ser interrogado por Garzón

BARCELONA. – El juez Garzón comenzará a interrogar hoy a nueve de los trece presuntos yihadistas detenidos el lunes pasado en Catalunya, supuestos integrantes de una célula dedicada al proselitismo y a la captación de muyahidines, principalmente para la insurgencia de Iraq. Los otros cuatro arrestados han quedado en libertad con cargos. Asimismo, los agentes han encontrado propaganda yihadista y otros efectos y suponen que esta trama enlaza con extremistas argelinos y marroquíes pertenecientes a Al Qaeda del Magreb. Entre los nueve conducidos ante el juez Baltasar Garzón figura Taoufik Cheddadi, imán de Santa Coloma de Gramenet y Mollet y tiempo atrás de Badalona, que se ha caracterizado por sus mensajes integradores en favor de la convivencia intercultural. Sin embargo, fuentes del caso comentaron a este diario sus dudas sobre la sinceridad de la postura pública del detenido aunque no quisieron ampliar en qué basaban las sospechas que han conducido a esta detención, alegando que la investigación aún no ha terminado. Cabe recordar que Cheddadi ya fue detenido en el 2005 y puesto en libertad 48 horas después. En aquella ocasión la policía creyó tener indicios que le vinculaban con el integrismo musulmán, pistas que no se concretaron por lo que fue liberado inmediatamente. Por lo que respecta a esta nueva detención, fuentes del caso se limitan a indicar que los indicios hallados en la indagación policial justifican su arresto y presencia ante el juez. Las mismas fuentes han explicado que las pesquisas policiales sobre esta presunta trama extremista siguen abiertas. Una trama a la que hay que sumar los otros dos detenidos en Aranjuez y otro más arrestado en Málaga que ayer tarde ya habían comenzado a declarar ante el juez. Así, falta por revisar a fondo una serie de CD, dos ordenadores y el historial de los teléfonos intervenidos en la redada; en la que también incautaron dinero, vídeos y la mencionada propaganda yihadista. También han insistido en que esta operación se ha desencadenado antes de que el grupo fuera totalmente operativo. La policía sigue la pista de esta supuesta célula de captación y proselitismo integrista desde hace año y medio cuando, tras la desarticulación de otras dos redes también de captación de muyahidines, comprobaron que aquellos detenidos estaban en estrecho contacto con los ahora arrestados a los que desde entonces han estado vigilando. Estas observaciones habrían permitido establecer su presunta relación con extremistas del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) argelino y con activistas del Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes (GICM) y, por lo tanto, con personas pertenecientes a la nueva formación de Al Qaeda para el Magreb. Estas vigilancias se han concretado en informes policiales en los que se habla de conferencias pro yihadistas y captación de jóvenes para la insurgencia iraquí, extremos que deberán concretarse ante el juez que decidirá sobre la situación procesal en la que quedan los detenidos.