# Geoestrategia, Geopolítica

La Purga de Erdogan en Turquía continúa al más puro estilo de Stalin: La cual alcanza ya más de 20.000 militares, jueces y policías que han sido detenidos.

Tras el fallido golpe de Estado en Turquía, tras el cual, los secuaces islamistas de Erodgan, ya estaban preparados para llevar a cabo una purga sin precedentes en la historia reciente de Turquía, desde el Golpe de Estado de 1980. La Organización de Inteligencia Nacional de Turquía (MIT, por sus siglas en turco) estaba al tanto de los preparativos para el golpe de Estado en el país, de lo que advirtió al Ejército unas horas antes. La intentona inicialmente fue planeada para las 03:00 de la madrugada del sábado, pero al ser revelados sus planes, los militares kemalistas pasaron a actuar  a las 21:00 del viernes. En esta purga, donde más de 20.000 personas han sido detenidas, de los cuales 6.000 son militares de diversas graduaciones, incluidos 103 generales y almirantes (que suponen un tercio de la cúpula de mandos de las Fuerzas Armadas). Más de 8.000 policías de distinto nivel han sido apartados de su puesto. Además unos 3.000 miembros de la judicatura, entre magistrados y fiscales han sido suspendidos  en sus funciones, al igual que unos 1.500 agentes de Hacienda. Se calcula que unos 30 gobernadores civiles han sido también detenidos y destituidos. Todos ellos acusados de haber estado directamente relacionados con la intentona de pronunciamiento castrense o de mantener vínculos con la cofradía islámica del imán Fetula Gülen,  al que Erdogan y sus partidarios consideran instigador del alzamiento militar.
istanbul-gokhan-tan-getty-images_1614448825_32381009_651x366

Un grupo de soldados se rinde en Estabul, mientras son golpeados y torturados por islamistas afines al gobierno.  GOKHAN TAN / GETTY IMAGES

Además dentro de esta purga erdoganiana llevada a cabo por los islamistas que ahora controlaran el país de una forma dictatorial, tenemos el efecto del golpe: el cual el Gobierno turco ha prohibido a los profesores universitarios abandonar el país. Más de 15.000 empleados de universidades públicas y privadas de Turquía han sido suspendidos como parte de la investigación contra los organizadores del fallido golpe de Estado. El Consejo Superior de Educación de Turquía ha prohibido la salida del país a todos los profesores universitarios. Ha solicitado además el regreso inmediato de los académicos que se encuentren fuera del territorio turco y ha suspendido la actividad de estos en todas las universidades del territorio nacional. Se conoce además que el Consejo suspendió la actividad de 1.577 decanos y profesores de las universidades públicas y privadas de Turquía, lo cual abarcaría prácticamente a todo el cuerpo de estos profesionales. Asimismo, más de 28.000 personas han sido despedidas de varias organizaciones gubernamentales, como el Consejo Superior de Educación, el Ministerio de Educación, la Agencia Nacional de Inteligencia, la Presidencia de Asuntos Religiosos, el Ministerio de la Familia y Política Social, el Ministerio de Finanzas y el Departamento de Control de Mercados Energéticos. Finalmente, otros 21.000 funcionarios del Ministerio de Educación y sus filiales públicas y privadas han sido separados de sus puestos de trabajo. Ante esta continua purga que lleva a cabo Erdogan, que más bien nos recuerda la que llevo a cabo Adolfo Hitler, tras el fallido golpe de Estado de los oficiales del Alto Estado Mayor de la Werhmacht el 20 de julio de 1944, bajo la dirección del coronel conde Claus von Stauffenberg, como parte de un golpe de estado basado en la denominada Operación Valquiria, un plan operativo de las reservas del ejército a ser puesto en práctica en caso de disturbios civiles o de una sublevación de los millones de trabajadores de las fábricas alemanas.  La purga y asesinato de más de 5.000 alemanes pertenecientes a la resistencia anti-nazi, los cuales fueron detenidos por las SS y la Gestapo. En el golpe llevado a cabo por el ejército turco, garante de las libertades y la laicidad en Turquía, ya se han detenido a más de 20.000 y serán cientos los que sean ajusticiados, algunos de los soldados que se rindieron fueron degollados por salafistas afines al AKP de Erdogan. Ha fracasado el que hubiera sido el quinto golpe de Estado en Turquía, en menos de un siglo. El país, siempre a caballo entre Oriente Medio y Europa, tiene un contexto muy complejo, entre otras cosas por su posición geográfica. Limita al sur con Siria, donde hay una guerra que parece no tener fin desde hace cincos años y acoge a más de 2,5 millones de sirios en su territorio como refugiados, según los datos de la Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR). Además, tiene un papel fundamental tras el pacto con la Unión Europea, donde siempre ha aspirado a entrar, para frenar el flujo de refugiados a una Europa que se dice desbordada. Mientras tanto, cual es la reacción de Occidente, cual es la reacción de la UE y de EEUU ante la pérdida de las libertades constitucionales en Turquía? Seguirá el país siendo miembro de la OTAN, seguirán las relaciones entre la UE y Turquía como candidato a entrar en la zona euro? La pregunta que deberíamos hacernos es si Erdogan respetara el Estado de Derecho y las libertades constitucionales en Turquía, algo de lo que al despejarse la neblina de las incógnitas políticas del fallido golpe, veremos que no será así y que el país otomano va hacia una deriva dictatorial. Los socios europeos han condenado el fallido golpe de Estado, dando su apoyo a las instituciones legítimas del país. A que instituciones nos estamos refiriendo, a las mismas que están llevando a cabo la purga y las mismas que llevaran a cabo la instauración de la pena de muerte, debemos recordar la importancia de «respetar la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales y el derecho de todo el mundo a un juicio justo, en pleno respeto de la Convención Europea para la protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, incluido el Protocolo 13 sobre la abolición de la pena de muerte», al tiempo que han insistido en que «el rechazo inequívoco de la pena de muerte es un elemento esencial del acervo de la Unión». Como podemos seguir pensando en que Turquía, una país que ha apoyado y financiado a grupos terroristas y se ha beneficiado del robo del petróleo del Estado Islámico en Siria e Irak, puede seguir siendo un candidato de adhesión y un socio clave a la Unión Europea?

img_20160718_083425-696x392

Soldados kemalistas, detenidos y con signos de haber sido golpeados, son obligados a contemplar una imagen del Presidente Erdogan. / http://diario16.com/purgas-democraticas-a-la-turca/

Rusia ha entregado a los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas un informe de inteligencia sobre las actividades de Turquía en favor de los yihadistas que operan en Siria. Si la ONU aplicara estrictamente el Derecho Internacional, el consejo de Seguridad tendría que exigir las pruebas correspondientes sobre todo lo que aparece en el informe de inteligencia ruso y exigir además explicaciones por parte de Turquía. Y si se llegara a comprobarse esa culpabilidad, el Consejo tendría que imponer las sanciones que estipula el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas. Por su parte la OTAN y la Organización para la Cooperación Islámica tendrían que decretar la exclusión de este estado renegado, mientras que la UE debería poner fin a la posible adhesión de Turquía a Europa. Deberíamos reflexionar él porque Erdogan ha participado en el conflicto Sirio al lado de la coalición internacional. El único propósito por el que Erdogan ha enviado tropas a Siria e Irak es porque teme que los combatientes kurdos, que ya controlan la mayor parte del norte de Siria, extiendan su influencia a casi toda la zona fronteriza entre Turquía y Siria y que declaren la independencia. Alarmada por esta expansión, Turquía, que ha estado involucrada en el apoyo a la rebelión contra Bashar al-Assad desde hace casi cinco años, bombardea diariamente, desde el sábado 13 de febrero de 2015 las posiciones kurdas. “El único propósito de Erdogan es luchar contra los kurdos del PKK en Turquía y sus aliados en Siria, que están ampliando su territorio a lo largo de la frontera turca,”Para luchar contra los kurdos en Siria, Turquía ha utilizado como herramienta a los yihadistas, abriendo su frontera, creando lo que se ha llamado una ‘carretera de la yihad’. Turquía ha ofrecido al Estado Islámico su único acceso al mundo exterior. Y es por ello que la UE debe romper sus relaciones con Turquía, y debe ser expulsada de la OTAN, ya que EEUU está apoyando a los kurdos en Siria e Irak en la lucha contra el Estado Islámico y Turquía aliada de la OTAN combate en Siria e Irak contra los kurdos favoreciendo a los grupos yihadistas contra Bashar al Assad.