# Asia - Pacífico, Historia Militar

La Reforma de los 100 días de la dinastía Qing

El Movimiento Reformista de 1898 (维新运动, Weixinyundong) tuvo sus orígenes en la incipiente burguesía capitalista surgida a raíz del Movimiento de Autofortalecimiento. La amarga derrota sufrida ante el Japón en la Guerra sino-japonesa supuso una toma de conciencia para muchos funcionarios feudales y grandes comerciantes, quienes comprendieron que la única manera de escapar al desastre era la industrialización a gran escala y la reforma de la educación, con el objeto ya no de imitar, sino de ser como los occidentales. Por ese motivo, a partir de 1890, en China se produjo una ola de creación de industrias bajo el lema “la industrialización es nuestra salvación” (设厂自救, shechangzijiu).

El gobierno de la dinastía Qing toleró la aplicación de tal política porque quienes creaban y dirigían aquellas industrias eran en su mayoría los propios funcionarios imperiales y los miembros de la corte. La diferencia con el Movimiento de Autofortalecimiento reside en que esta reforma pretendía aplicarse a escala nacional y en que contó con el apoyo incondicional del propio emperador.

kang-y-liang

Kang y Liang, los líderes reformistas.

Los líderes del movimiento reformista fueron Kang Youwei (康有为) y Liang Qichao (梁启超). El primero fundó una escuela para la difusión de la ideología reformista. El segundo fue su discípulo y escribió un artículo en el que exponía la necesidad de la reforma para poder seguir los pasos del Japón en su despegue industrial y evitar la situación de la India, país que por no aplicar reforma alguna continuaba sometido a la dominación británica.

En 1895, tras la firma del Tratado de Shimonoseki, fruto de la capitulación china en la Guerra sino-japonesa, Kang Youwei y Liang Qichao, que en ese momento se encontraban en Pekín participando en un examen para funcionarios de la corte, decidieron redactar un memorándum y presentarlo al emperador con sus firmas y las de otros 1300 examinandos. En el memorándum se instaba al emperador a rechazar el Tratado de Shimonoseki, se pedía la continuación de la guerra contra el Japón y que el gobierno y la corte reconocieran su responsabilidad en la derrota y tomaran medidas para que no se repitiera tal debacle en el futuro. Para conseguirlo, los signatarios proponían una reforma de la Ley (变法, bianfa). Por desgracia, el memorándum fue rechazado.

emperador

El malogrado emperador Guangxu.

A partir de entonces, los reformistas se enfrascaron en una lucha dialéctica contra los mandarines reaccionarios y su mentalidad confuciana ortodoxa. Estos últimos sostenían que la tradición y la Ley eran intocables y que era preferible la destrucción del país a su reforma (宁可亡国, 不可变法, ningkewangguo, bukebianfa). Frente a lo cual los reformistas respondían, influidos por la Teoría de la Evolución de Darwin, que todas las cosas están en constante cambio, y que el cambio (变, bian) es la única y verdadera vía del Cielo (变才是天道, biancaishitiandao).

Los reaccionarios, por su parte, querían conservar el modelo de enseñanza tradicional confuciano, mientras que los reformistas creían que solo adoptando el estilo de enseñanza occidental a escala nacional —en contraste con el Movimiento de Autofortalecimiento— se podría formar intelectuales aptos para afrontar los desafíos del mundo de finales del siglo XIX.

Finalmente, en 1898, el emperador Guangxu (光绪) aceptó el memorándum de Kang Youwei y Liang Qichao y se dispuso a aplicar la reforma. No obstante, esta solo duraría 103 días, razón por la cual se la conoce como la Reforma de los 100 días (百日维新, bairiweixin). Desde el 11 de junio al 21 de septiembre de 1898, el emperador, junto con los funcionarios reformistas, aplicó reformas en los ámbitos político, económico, financiero, militar y cultural.

Se suprimieron los exámenes de acceso al mandarinato; se estableció la Oficina de Agricultura, Industria y Comercio; se estipuló un presupuesto para la concesión de becas de estudio en el extranjero; se dio prioridad a la modernización de la Armada; se aprobó la creación de escuelas de primaria y secundaria por todo el país y la creación de una universidad en Pekín, la actual Beijing University. Una de las reformas, empero, resultó clave para el fracaso del movimiento reformista de 1898: se decretó que desde entonces la aristocracia manchú dejaría de ser mantenida por las arcas del Estado.

cixi

La emperatriz Cixí.

Las reformas obtuvieron el beneplácito de la pequeña burguesía, los intelectuales y los patriotas en general. Sin embargo, los reaccionarios, con la emperatriz viuda Cixí (慈禧) a la cabeza, sabotearon la reforma. El 21 de septiembre, la emperatriz (regente del emperador Guangxu) dio un golpe de Estado, decretó la anulación de todas las reformas promulgadas y encerró al emperador en un pabellón del Palacio de Verano (颐和园, Yiheyuan), donde permaneció recluido hasta el fin de sus días.

Los impulsores de la reforma, Kang Youwei y Liang Qichao, lograron huir al extranjero. Sin embargo, el resto de funcionarios promovidos por el emperador para aplicar la reforma fueron detenidos y ejecutados (imagen principal). De este modo, la dinastía manchú rechazaba un movimiento reformista que quizá, aunque solo quizá, podría haberla salvado del desastre que ya se anunciaba.