# Terrorismo

Los Antecedentes históricos del Estado Islámico

Originalmente conocido como Organización para el Monoteísmo y la Yihad (Ŷamaʕat al-Tawhīd wal-Ŷihād), surgió como una organización terrorista próxima a Al-Qaeda para hacer frente a la invasión de Irak (2003), siendo dirigida por Abu Musab al Zarqaui. Tras su muerte en 2006, el nuevo líder, Rashid al-Baghdadi, bajo la tutela de Osama bin Laden, se expandió por las gobernaciones de Ambar, Nínive, Kirkuk y en gran parte de Saladino, así como en menor medida Babilonia, Diala y Bagdad. Durante este tiempo se proclamó como Estado Islámico de Irak, y su cuartel general se encontraba en la ciudad de Baquba. El Estado Islámico de Irak fue responsable de la muerte de miles de civiles iraquíes, así como de miembros del gobierno iraquí y sus aliados internacionales. Debido al apoyo militar de Estados Unidos al gobierno de Nuri al-Maliki, el grupo sufrió varios reveses, incluida la muerte de Rashid al Baghdadi, pero la organización se renovó durante la Guerra Civil Siria pasando a ser conocida como Estado Islámico de Irak y el Levante (EIILal-Dawla al-Islāmīya fī al-ʕIrāq wa-aŠ-Šām). El siguiente y actual líder, Bakr al-Baghdadi, cortó los lazos con Al Qaeda y declaró, en 2014, la independencia de su grupo y su soberanía sobre Irak y Siria, autoproclamándose califa con el nombre de Ibrahim.

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-2

El califato reclama la autoridad religiosa sobre todos los musulmanes del mundo, y tiene como objetivo declarado unir todas las regiones habitadas por musulmanes bajo su control, comenzando con Irak y la región del Levante Mediterráneo, que cubre aproximadamente los actuales Estados de Siria, Jordania, Israel, Palestina, Líbano y Chipre y parte del sur de Turquía. Otras milicias que controlan parte del territorio en la península egipcia del Sinaí al este de Libia y Pakistán han jurado lealtad a la organización. El grupo se caracteriza por una interpretación fundamentalista del Islam y su violencia brutal contra los no musulmanes y contra los que ellos consideran falsos musulmanes.

En los territorios que domina la organización, impone su interpretación extremista de la Sharía, llevando a cabo ejecuciones públicas y destruyendo, templos y mezquitas, entre ellos la tumba del profeta Jonás. Además, se ordenó la expulsión de todos los cristianos que se nieguen a convertirse al  Islam y han realizado decapitaciones masivas en público de cristianos que se niegan a la conversión, incluyendo niños. Desde entonces el Estado Islámico, ha mostrado muchos vídeos de ejecuciones de prisioneros con distintos métodos criminales. El periodista japonés Kenji Goto fue decapitado. El piloto jordano Muadh al Kasasbeh fue quemado vivo dentro de una jaula. Como represalia, Sajida al Rishawi (mujer) y Ziad al Karbouli, presos de Al-Qaeda capturados en Jordania, fueron colgados por el gobierno de este país. Todos estos vídeos son subidos y/o distribuidos a través de las redes sociales. Hacia diciembre de 2014, las tropas del EI están compuestas por 30.000 combatientes, nativos de noventa países, con un 10% de ellos europeos, capaces de actuar en acciones individuales, como insurgentes e incluso como infantería  ligera; por otro lado, gracias a sus ingresos de unos 2 millones de euros diarios es el grupo terrorista más rico de la historia, porque tienen una economía muy dinámica: comercian con petróleo, trafican órganos, recogen impuestos, realizan exacciones, explotan la industria del secuestro, roban y trafican con antigüedades; pero también pagan sueldos a los mercenarios que reclutan y estudian.

Cuál es el nombre originario del Estado Islámico, cuando podemos datar su creación

El grupo ha cambiado de nombre en múltiples ocasiones desde su formación. La organización emergió en 2004 con el nombre de Yama’at al-Tawhid wal-Yihad (“Comunidad del Monoteísmo y la Yihad”) pero lo cambió en octubre de 2004 por Tanzim Qa’idat al-Yihad fi Bilad al-Rafidayn” (“Organización de la Base de la Yihad en el País de los Dos Ríos, TQJBR”) conocida coloquialmente como “al-Qaeda en Irak”  En enero de 2006, el grupo se unió con otros grupos independientes y se llamó Consejo de la Shura de los Muyahidines, y en octubre de ese año cambió su nombre a “Dawlat al-‘Iraq al-IslamiyyaEstado Islámico de Irak. En abril de 2013, el grupo pasó a ser el Estado Islámico de Irak y el Levante para reflejar su involucración en la guerra civil siria. Los gobiernos occidentales han hecho un llamamiento a los medios de comunicación para que no utilicen el acrónimo ISIS  (Islamic State of Iraq and Syria) para referirse a los yihadistas que operan en Siria e Irak. Piden que se les llame “DAESH” (al-Dawla al-Islamiya al-Iraq al-Sham”) porque esta palabra, al tener connotaciones especialmente ofensivas para los árabe parlantes; irrita a los yihadistas no tanto por su significado. En lengua árabe, el sonido de esta palabra es parecido a algo que aplastar o pisotear, una acepción que usan sus enemigos y ofende a los terroristas. El grupo terrorista, incluso, ha amenazado con eliminar a cualquier occidental que lo utilice. Francia, el Reino Unido, la Unión Europea y ahora también Rusia lideran esta batalla lingüística. El término ISIS aparece en la opinión pública en junio de 2014, y pronto pasa a ser denominado con el acrónimo “Daesh” por sus enemigos sirios, un término peyorativo asociado fonéticamente a las nociones de daño y discordia.

La prensa árabe comenzó a llamarle así porque ni es un estado con fronteras reconocidas internacionalmente ni es considerado “islámico” por otros estados musulmanes al no representar los valores del islam. El Ministro de Exteriores francés, L. Fabius hizo una llamada a la Asamblea Nacional e indirectamente a la prensa de su país en el mismo sentido en septiembre de 2014 y fue imitado por el Secretario de Estado norteamericano John Kerry poco después. En efecto, llamarlos “Estado” e “islámico” es un halago inmerecido. El islamólogo M. Guidère aconseja llamarlo simplemente “organización Al-Baghdadi”, por el nombre de su “califa”. La Agencia France-Presse nunca lo denomina así sino “organización Estado Islámico”, o “grupo Estado Islámico”. Los medios españoles prefieren hablar de “el autodenominado Estado islámico”. Por consiguiente, la palabra Daesh no es una sigla equivalente a ISIS, ni tampoco es su traducción al árabe, ni los yihadistas la emplean, por supuesto, para firmar sus comunicados. Tiene la ventaja de omitir el adjetivo “islámico” para evitar asociaciones insoportables y sirve para exasperar a los terroristas de Daesh que amenazaron en su día con cortar la lengua a todos aquellos que lo usaran. No obstante, en mi caso prefiero referirme a Daesh como Estado o proto-Estado Islámico, porque actúa y se organiza como un Estado, con un amplio territorio con más de 7 millones de personas bajo su control, con unos sistemas de gobierno muy bien definidos, fuerzas policiales, de inteligencia y fuerzas armadas que están bajo el control de diversos ministerios.  Sin olvidarnos de un sistema económico y de ayudas sociales a los habitantes que tiene bajo su control. Además no podemos decir que no sea islámico, cuando este grupo terrorista y otros de sus características son sunitas radicales, tampoco hemos visto ninguna gran manifestación en el mundo musulmán, y en Europa encabezada por musulmanes en la que se hagan un claro llamamiento a la guerra contra Daesh o Estado Islámico.

Milicia islamista: Ŷamaʕat al-Tawhīd wal-Ŷihād (-2003)

Organización para el monoteísmo y la yihad” (Ŷamaʕat al-Tawhīd wal-Ŷihād), a veces abreviado por sus siglas en inglés como «JTJ» o simplemente “Tawhid y Jihad“, nació gracias a Abu Musab al Zarqaui y un conjunto de simpatizantes islamistas locales alrededor de 2002. Zarqaui fue un salafista jordano que había viajado a Afganistán para combatir en ese conflicto contra la invasión de la Unión Soviética pero llegó después de la retirada rusa y pronto volvió a su país natal. Más tarde regresó a Afganistán, donde organizó un campamento de entrenamiento para milicianos islamistas cerca de Herat.

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-3

La sede de la ONU tras el atentado de al-Zarqaui el 19 de agosto de 2003 en el que 22 personas fueron asesinadas.

Originalmente, Zarqaui creó su red con el objetivo de derrocar al Rey de Jordania, al que consideraba anti-islámico según la sharía, y por ello coordinó a un gran número de contactos y afiliados en varios países. De hecho, se piensa que el grupo pudo estar involucrado en el intento de 1999 de bombardear las celebraciones del Nuevo milenio (el siglo XXI) en Jordania y EE. UU. También fue responsable del asesinato del diplomático estadounidense Laurence Foley en Jordania en 2002.

Después de la Guerra de Afganistán, Zarqaui huyó a Irak, donde presuntamente recibió tratamiento médico en Bagdad por una pierna herida. Se cree que desarrolló estrechos lazos con Ansar al Islam, un grupo de militantes kurdo-islamistas en el noreste del país. Al parecer Ansar estaba vinculada al gobierno del presidente Sadam Husein, que hubiera pretendido utilizar al grupo para derrotar a las fuerzas seculares del norte del país que luchaban por la independencia del Kurdistán. El consenso de los oficiales de inteligencia, sin embargo, concluyó que no había ninguna relación entre Zarqaui y Sadam Husein y que, de hecho, el presidente de Irak veía a Ansar al-Islam como una amenaza que tenía que espiar. El Informe del Senado sobre la Inteligencia de Irak antes de la guerra concluyó en 2006 que Sadam Husein incluso intentó, sin éxito, localizar y capturar a al-Zarqaui en su territorio y que el régimen no tenía ninguna relación con él.

Tras la Invasión de Irak de 2003, «JTJ» desarrolló una gran red de resistencia, incluyendo ex militantes de Ansar al-Islam y un creciente número de combatientes extranjeros, para intentar rechazar a las fuerzas de Estados Unidos y sus aliados en Irak. Muchos de los luchadores extranjeros de Irak, originalmente independientes del grupo, empezaron a depender de la red. En mayo de 2004 «JTJ» unió fuerzas con otro grupo islamista radical Salafiah al-Mujahidiah.

Dependencia directa de Al-Qaeda: Tanzim Qaidat al-Jihad fi Bilad al-Rafidayn (2003-2006)

El 17 de octubre de 2004 el grupo se unió oficialmente a Al-Qaeda, entonces bajo la tutela de Osama bin Laden. En una carta de julio de 2005 a otro miembro de la organización, Ayman al-Zawahiri, Zarqaui presentó un plan para continuar la Guerra de Irak y crear un Estado Islámico (Califato), mediante la extensión de la guerra a los países vecinos y forzando la participación de Israel.  Así pues, se realizaron ataques en otros países, como en Egipto, donde mataron a 88 personas en 2005 en el atentado de Sharm el-Sheij. En enero de 2006, Al Qaeda creó una organización paralela, el Consejo de la Shura de los Muyahidines, para intentar unificar a todos los insurgentes suníes de Irak. Sin embargo, sus tácticas violentas y su fundamentalismo extremo hicieron que el plan fracasara. A pesar de ello la organización creció y congregó a miles de combatientes, lo que le permitió llevar a cabo decenas de atentados terroristas contra las fuerzas de ocupación en Irak, llegando incluso a atacar al Parlamento. Ante esta situación, Estados Unidos intentó eliminar y capturar a varios de sus miembros, incluyendo al propio Zarqaui, muerto el 7 de junio de 2006. El liderazgo del grupo fue asumido directamente por un líder de Al Qaeda, Abu Ayyub al –Masri quien más tarde declararía el Estado Islámico de Irak, poniendo al cargo de este a  Abu Abdullah al-Rashid al-Baghdadi.

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-4

 Dependencia indirecta de Al-Qaeda: Estado Islámico de Irak (2006–2013)

El Estado Islámico de Irak de Abu Abdullah al-Rashid al-Baghdadi estaba bajo la tutela de Al-Masri, jefe de Al-Qaeda en Irak, pero formalmente era independiente. De hecho, el 19 de abril de 2007, la organización anunció la creación un gobierno provisional. El propio Baghdadi, con un grupo de diez «ministros», dirigió al autoproclamado “emirato” A finales de 2007, los violentos e indiscriminados ataques llevados a cabo por los miembros del grupo contra civiles iraquíes, dañaron gravemente su imagen y supuso la pérdida de apoyo entre la población. Ante esta situación, muchos antiguos miembros suníes del grupo se unieron a las fuerzas de Estados Unidos, lo que les dio la oportunidad de detener y matar a varios miembros de Al Qaeda. En 2008, una serie de ofensivas de Irak y EE.UU. lograron expulsar al grupo de sus antiguos refugios en las gobernaciones de Diyala (Batalla de Baquba), Al-Anbar y en Bagdad, forzando su retirada hasta Mosul (Gobernación de Nínive), el último gran campo de batalla de la guerra. La lucha por el control de Nínive se lanzó en enero de 2008 como parte de la llamada Operación Fénix Fantasma, con el objetivo de eliminar la actividad del grupo alrededor de Mosul y terminar de expulsarlo del centro de Irak. Al-Qaeda en Irak logró sobrevivir recaudando dinero a través de actividades como secuestros, robos de coches y asaltos a camiones cargados de petróleo. Además, desde 2007 empezó a demandar impuestos a los no musulmanes (yizia) y matando a miembros de las familias ricas que no pagaban. De acuerdo a las fuentes de inteligencia de EE. UU., el grupo había evolucionado a una especie de “banda criminal mafiosa“. En 2010 la organización recibió el golpe de gracia, cuando un conjunto de fuerzas estadounidenses e iraquíes encontraron y asesinaron al jefe de Al Qaeda en IrakAyyub Al Masri, y al del Estado Islámico de Irak, al-Rashid al-Baghdadi.

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-5

 

 

 

 

 

 

 

Dos aviones F/A-18F Super Hornet de Estados Unidos despegan de la cubierta de un portaaviones para combatir a los terroristas en octubre de 2014.

 

Guerra Civil Siria y ruptura con Al Qaeda: Estado Islámico de Irak y el Levante (2013–2014)

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-7

 

 

Situación militar actual en Irak y Siria (segunda imagen mapa detallado).

Controlado por el Gobierno de Siria      Controlado por el Gobierno de Irak      Controlado por el Estado Islámico de Irak y el Levante      Controlado por los rebeldes no adscritos al EI     Controlado por las fuerzas kurdas ( KRG, DBK, PKK)

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-6Bajo el liderazgo de Abu Bakr al-Baghdadi, cabecilla de la organización desde 2010, el grupo supo aprovechar la coyuntura de la Guerra Civil Siria y expandirse por gran parte del territorio del país, declarándose finalmente en abril de 2013 como Estado Islámico de Irak y el Levante (en alusión al levante mediterráneo).

En su lucha por el control territorial en Siria,  se enfrentó a las fuerzas gubernamentales leales al Presidente de Siria, Bashar al-Assad, así como a los rebeldes, a los seculares del Ejército Libre de Siria,  formado por grupos radicales, apoyado y financiado por Francia, a los del Frente Revolucionario, a los nacionalistas kurdos y a otras fuerzas islamistas como el Frente islámico o el Frente Al-Nusra. Ante esta situación, Al-Qaeda decidió desentenderse por completo de la red y declaró, en un comunicado, que no les daban órdenes ni les asesoraban. En los territorios bajo su control instituyó la ley Sharia. Amnistía Internacional informó de «torturas y ejecuciones sumarias» que ocurrieron en «centros de detención secretos del ISIS». El Estado Islámico detuvo a sirios por crímenes como fumar cigarrillos, incurrir en el zina (sexo fuera del matrimonio) y por enfrentarse a la forma de gobernar del EI o por pertenecer a un grupo armado rival. También detuvieron a docenas de periodistas extranjeros y trabajadores humanitario.  Para diciembre de 2013 el grupo controlaba los cuatro pueblos fronterizos de Atmeh, al-Bab, Azaz y Yarablus, permitiendo controlar la entrada y salida entre Siria y TurquíaParalelamente, en enero de 2014, durante unos enfrentamientos en Ambar (Irak), varios militantes del EI tomaron el control de la ciudad de Faluya  y partes de Ramadi. El 3 de enero de 2014, el EI proclamó un Estado Islámico en Faluya. En junio de 2014, lanzaron una ofensiva en el norte de Irak junto con militantes suníes leales al antiguo gobierno de Irak, baazista secular de Sadam Husein y tribus antigubernamentales del país, que son extremistas suníes radicales, de mucha experiencia militar por su participación en la invasión a Kuwait, la guerra contra Irán  y enfrentamientos contra los kurdos. Los combatientes empezaron atacando Samarra el 5 de junio, y tomaron el control de Mosul la noche del 9 de junio y de Tikrit  el 11 de junio. A finales de junio, Irak había perdido el control del norte del país y toda su frontera occidental con Jordania y Siria.

Como Estado Islámico (2014-actualidad)

El 29 de junio de 2014, con motivo del comienzo del mes del Ramadán, el portavoz del EIIL, Abu Mohamed al-Adnani, declaró la intención del grupo de crear un califato que se extendiere por todo el mundo musulmán, al tiempo que nombraba a Abu Bakr al-Baghdadi su máxima autoridad, autoproclamado «Ibrahim, imán y califa de todos los musulmanes». Con esta intención abierta, el grupo fue renombrado como Estado Islámico, prescindiendo de la mención a Irak y Siria, y en referencia a su voluntad de expansión: «la legalidad de todos los emiratos, grupos, Estados y organizaciones, se convierte en nula tras la expansión de la autoridad del califa y la llegada de sus tropas»

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-8

Crucifixión de cristianos en Raqqa

La proclamación del califato atrajo a yihadistas árabes y a magrebíes residentes en Europa, llegando a contar con entre 50 000 y 420 000 hombres en sus filas con el objetivo de conquistar Siria e Irak  y convertirlos en la base de un Estado musulmán para luego expandirse al resto del mundo árabe. Los yihadistas califales, con una extensa publicidad en el ciberespacio, llegando incluso a ser tendencia en Twitter y propagándose por las redes sociales, lograron reclutar más mercenarios internacionales que antes. Con miles de armas capturadas y recursos naturales en su dominio, el grupo controla gran parte del territorio norte de Siria y de la gobernación petrolera de Deir el-Zour, cuya capital de provincia se encuentra dividida en una zona bajo su influencia y en otra en control del ejército sirio, sin que se hayan notificado combates. En los territorios que domina el ISIS, impone su interpretación extremista de la Sharía, llevando a cabo ejecuciones públicas y destruyendo, templos y mezquitas, entre ellos la tumba del profeta Jonás. Además, se ordenó la expulsión de todos los cristianos que se nieguen a convertirse al Islam y han realizado decapitaciones y crucifixiones masivas en público de cristianos que se niegan a la conversión, incluyendo niños. El Estado Islámico tiene influencia en los sectores estratégicos de la geopolítica y el petróleo, poniendo en jaque el equilibrio en el Medio Oriente y compitiendo con Al Qaeda por la supremacía en los grupos yihadistas.

Los cachorros del Califato Islámico

A raíz de esta tensa situación, la Casa Blanca y sus aliados occidentales, encendieron la alerta ante la alarmante situación que se vivía en la región de la Mesopotamia. Por otro lado, el gobierno de Siria, en guerra total con sus opositores tras las iniciales protestas en Siria de 2011, tuvo incluso que pedir ayuda a los gobiernos que apoyan a estos opositores suyos para impedir la expansión del ISIS, a la vez que los iraquíes continuaban con las secuelas de la invasión de 2003 que afrontaron. Con tal de frenar el imparable avance de los yihadistas, las potencias occidentales con otros países musulmanes acordaron unir sus fuerzas para combatir al enemigo. El 19 de agosto, a través de un vídeo de Youtoube un representante de EIIL decapitó al fotoperiodista estadounidense James Foley  en represalia a los ataques aéreos conducidos por Estados Unidos. A él se sumaron los estadounidenses Steve Stolloff y David Haines, así como el cooperante británico Alan Henning. A principios de octubre, los islamistas tomaron la ciudad iraquí de Hit  e iniciaron una ofensiva sobre la ciudad siria de Kobane. Uno de los mayores riesgos era que los yihadistas penetren a Europa del Este con Turquía como ruta. Hacia diciembre de 2014, las tropas del EI estaban compuestas por 30 mil combatientes, nativos de noventa países, con un 10% de ellos europeos, capaces de actuar en acciones individuales, como insurgentes e incluso como infantería ligera. En la práctica, se autodenominan «califato», siguiendo de modelo los desaparecidos reinos del islam, y es un grupo terrorista que ha conseguido territorializarse y establecerse como un prototipo de Estado de facto. Históricamente, el último califato en reconocerse como tal fue el del Imperio Otomano, hasta su caída en 1924, después de la Primera Guerra Mundial

Desde entonces el Estado Islámico, ha mostrado muchos vídeos de ejecuciones de prisioneros con distintos métodos criminales. El periodista japonés Kenji Goto fue decapitado. El piloto jordano Muadh al Kasasbeh fue quemado vivo dentro de una jaula. Como represalia, Sajida al Rishawi (mujer) y Ziad al Karbouli, presos de Al-Qaeda capturados en Jordania, fueron colgados por el gobierno de este país. Todos estos vídeos son subidos y/o distribuidos a través de las redes sociales. Desde marzo de 2015 Boko Haram (presente principalmente en el noreste de Nigeria) se integra en el estado islámico. Este grupo había creado previamente, en agosto de 2014, su propio califato sobre los territorios bajo su control en África.

antecedentes-historicos-del-estado-islamico-9

En mayo de 2015, se realizó un atentado terrorista en una mezquita dentro del territorio de Arabia Saudita, el estado islámico se atribuye estos atentados terroristas, con más de 20 personas muertas y casi un centenar de heridos. El atentado, el primero contra los chiítas de Arabia Saudita, justo en la celebración del nacimiento del imam Husein que es una de las figuras más reverenciadas por los fieles chiíes. La organización que lidera Abu Bakr al Baghdadi ha identificado al autor del atentado como Abu Amar al Najdi en un comunicado, en el que ha anunciado el establecimiento de una nueva provincia en su ‘califato‘: Najd. El atentado se produce en medio de la reciente intervención militar de Arabia Saudita en Yemen contra los Huthies, que siguen una rama del islam asociada con el chiísmo. A partir de octubre de 2015 Rusia comenzó a bombardear las posiciones del EI en Siria. Como respuesta, la filial del EI derribó el vuelo 9268 de Kogalymavia, un avión comercial ruso que sobrevolaba la península del Sinaí el 31 de octubre, donde murieron 224 personas. El Estado Islámico atacó París, el 13 de noviembre de 2015, con un saldo de 130 muertos, en su mayoría franceses. El presidente Hollande declaró el 14 de noviembre que los ataques fueron organizados desde el extranjero “por el DAESH con colaboración interna” 48 horas después, la aviación francesa atacó posiciones del EI en la ciudad siria de Raqqa. El 22 de marzo de 2016, el Estado Islámico se atribuyó los ataques al aeropuerto de Bruselas (7:00) y la estación de metro de Maalbeek (9:11) de donde resultaron 35 muertos y 267 heridos. El 17 de junio el Primer Ministro Iraquí Haider al-Abadi anunció la reconquista de Faluya, en manos del EI desde enero de 2014