# Terrorismo

¿Quien está detrás del asesinato del embajador ruso?

¿QUIEN ESTA DETRÁS DEL ASESINATO DEL EMBAJADOR RUSO? ALTINTAS ACTUO SOLO? ¿FUERON LOS SERVICIOS SECRETOS TURCOS?  ¿O EL FRENTE AL NUSRA?

 

EDITORS NOTE: Graphic content / A picture taken on December 19, 2016 shows Andrey Karlov, the Russian ambassador to Ankara, lying on the floor after being shot by Mevlut Mert Altintas (R) during an attack during a public event in Ankara.
A gunman crying “Aleppo” and “revenge” shot Karlov while he was visiting an art exhibition in Ankara on December 19, witnesses and media reports said. The Turkish state-run Anadolu news agency said the gunman had been “neutralised” in a police operation, without giving further details. / AFP PHOTO / Sozcu daily / Yavuz Alatan

El asesinato del diplomático ruso en Ankara ha inspirado temibles comparaciones con el asesinato del archiduque Franz Ferdinand en 1914, asesinato que llevo a las naciones europeas a enfrentarse en la Primera Guerra Mundial. El crimen llevó a algunos a pensar que el  asesinato del pasado lunes día 19 de diciembre, también podría ser la chispa que provocase una confrontación regional.

El asesinato del Embajador ruso, el pasado 19 de diciembre en Turquía, no se trató de una casualidad. El día 20 de diciembre se celebraba una reunión entre los cancilleres de Rusia, Turquía e Irán sobre la situación del conflicto de Siria. El asesino que disparo al embajador Andrei Karlov, mientras daba un discurso en un centro de arte se llamaba Mevlüt Mert Altintas, y era un policía turco. Nació en la provincia occidental conservadora de Aydin hace 22 años. Se graduó en el colegio policial de Esmirna en 2014 y desde entonces pasó la mayor parte del tiempo ejerciendo en el departamento de antidisturbios de Ankara. Estaba de permiso en el momento del ataque. Estos son los datos biográficos publicados. Sobre el crimen, se afeitó y vistió de americana en un hotel cercano y entró en la galería con su distintivo policial sin que nadie sospechara. La gran duda, dado que hasta ahora nadie ha reivindicado el ataque más allá de su mismo ejecutor – quien lo hizo a título individual y denunciando los crímenes rusos sobre la población civil de Alepo – es si hay más implicados. Agentes turcos detuvieron este martes a los padres, la hermana y tres familiares más del joven criminal. Un alto funcionario de Ankara aseguró que el asesinato fue “totalmente profesional, no la mano de un solo hombre”. La oposición se preguntó este martes en alto quién pudo dar la orden. Hay demasiados elementos extraños alrededor de la baja protección que tenía el embajador en una zona de conflicto armado y alta actividad terrorista, como es Turquía. Todo ello, nos impulsaba a valorar la posibilidad de que incluso, detrás del asesinato del embajador, se ocultara una operación de bandera falsa capitaneada por Turquía.

El terrorista que disparó sobre el embajador gritó varias veces «¡Alá uakbar!» y reclamó «Venganza por Siria y Alepo» antes de ser «neutralizado» por policías y escoltas del diplomático. Trasladado de urgencia a un hospital, el embajador falleció rápidamente como consecuencia de sus heridas.

Recordemos que tan solo 2 horas después del atentado, el gobierno turco ya estaba acusando formalmente al movimiento FETO (Organización de Terror Gulenista), como responsable del atentado, en lo que parecería ser, una acusación ya preparada de antemano, para ser lanzada desde antes del propio atentado, con el objetivo de echar las culpas al movimiento del opositor Gülen, protegido por EEUU y presionando con ello, a la vez, a los propios EEUU para garantizar su extradición, bajo la amenaza de una posible salida futura de la OTAN por parte de Turquía, cuyas consecuencias tendrían efectos sísmicos en la geopolítica global. Lo sospechoso de las acusaciones del gobierno turco sobre la vinculación del asesino del embajador con FETO, es que durante meses, el gobierno de Erodgan ha estado purgando todas las esferas del país y sin embargo, fue incapaz de detectar que este policia era un partidario radical de Gülen. Sin embargo, dos horas tras el atentado, ya habían detectado dicho vínculo. Sin embargo, esta explicación, a pesar de ser razonable, sigue dejando muy serias dudas sobre la seguridad aportada por Turquía, que sabedora de todos los peligros que rodeaban al embajador (máxime tras dos días de manifestaciones ante la embajada donde una muchedumbre amenazó a Rusia con “venganza por su intervención en Alepo”). ¿Por qué el embajador ruso no tenía asignada una guardia personal puesta por el gobierno turco? ¿Por qué la seguridad turca dejó entrar al asesino por el simple hecho de llevar una acreditación policial? ¿Dónde estaban el resto de policías? ¿Por qué no había más de ellos en la sala o en los accesos? ¿Por qué tardaron un minuto (como mínimo) en entrar, tras los atronadores disparos que se oyeron durante el asesinato?

El atacante fue abatido a tiros, lo cual puede dificultar la investigación del caso. ¿Quién está detrás de este asesino de 22 años, agente de policía turco que no se encontraba en servicio en el momento del ataque? Existen varias versiones.

Versión 1: Fethullah Gülen

En Turquía, respaldada por el gobierno, una de las versiones más populares es la de que tras el asesinato se encuentran fuerzas cercanas al imán Fethullah Gülen, que reside en EE UU después de huir de su país.Este clérigo está considerado como el inspirador del golpe de estado fallido del pasado verano, en el que se intentó derrocar al presidente Erdogan. Gülen es el “enemigo del pueblo” número uno, y con él suelen relacionarse muchos de los disgustos del gobierno turco. Tras el fracaso de la rebelión, Erdogan emprendió unas purgas masivas dentro de las estructuras de poder. Sin embargo, como es sabido, ninguna purga puede ser eficaz al 100 %. Entre los organizadores del golpe de Estado había por lo visto algunos que se declaraban partidarios de una política más severa de Ankara en Siria contra Asad y, por lo tanto, contra Rusia, que apoya a Asad. Estas personas podrían no estar interesadas en el acercamiento entre Rusia y Turquía, por lo que tendrían razones para atacarlo. Y algo que podría gustarles todavía menos es la actitud de Turquía en el caso de la toma del control de la ciudad siria de Alepo par parte de las fuerzas de Bashar al Asad. Existen razones para creer que entre Moscú y Ankara se ha alcanzado un “entendimiento” si no formal, al menos informal, respecto a la diferenciación de sus esferas de influencia en Siria. Turquía podría haber reducido el nivel de apoyo a sus “clientes” de la oposición siria. Esto podría haber ayudado a tomar la ciudad. Al mismo tiempo, los guerrilleros del principal “cliente” de Turquía en Siria, el Ejército Libre Sirio, abandonaron sanos y salvos la ciudad por los corredores humanitarios, organizados, como puede suponerse, con la mediación de Ankara. A Turquía no le interesa que el Ejército Libre Sirio se extinga por completo. Estos hombres todavía pueden servirle para defender sus intereses en Siria “después de Asad”.

Versión 2: los islamistas

A partir de esta interacción por ahora no formalizada de ningún modo entre Ankara y Moscú podría generarse una colaboración mucho más constructiva para la recuperación de Siria después de la guerra. Sin embargo, este escenario podría no satisfacer a otros islamistas. Entre ellos, a las fuerzas relacionadas con el Ejército Libre Sirio o con el propio Estado Islámico que está siendo protegido por el Presidente Erdogan.  Recordemos que el ex jefe del antiterrorismo turco, Ahmet Sait Yayla, confirmó en una larga entrevista el apoyo que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan aporta personalmente al Emirato Islámico (Daesh).

Ahmet Sait Yayla salió de Turquía en momentos en que ese país registra una ola de represión contra toda persona que no contribuya con la política del AKP, el partido del presidente Erdogan.

El ex jefe del antiterrorismo turco revela en su entrevista que:

* Hakan Fidan, jefe de la inteligencia militar de Turquía (MIT), está a cargo de las relaciones del Estado turco con al-Qaeda y el Emirato Islámico.

* Los servicios secretos de Turquía aportan ayuda militar al Emirato Islámico desde hace años.

* El gobierno de Turquía hace llegar equipamiento militar al Emirato Islámico a través de su agencia de ayuda humanitaria.

* Los hombres del Emirato Islámico, incluyendo al número 2 de ese grupo yihadista, Ahmed al-Hayali, reciben tratamiento médico gratuito en Turquía.

* El líder del Emirato Islámico en Turquía, Halis Bayancuk, es el hijo del creador del Hizbollah turco (un grupo de provocadores kurdos sunnitas) y cuenta con protección policial por orden del presidente Erdogan.

* El Emirato Islámico prosigue su tráfico de petróleo con ayuda de Turquía y del gobierno regional del Kurdistán iraquí.

Pero Ahmet Sait Yayla no ha dicho todo lo que sabe. En realidad, con esta entrevista el ex jefe del antiterrorismo turco parece querer demostrar a Erdogan que es capaz de revelar muchas cosas para proteger a su hijo de 19 años, que aún se halla en Turquía.

 El difícil camino hacia la reconciliación entre Rusia y Turquía

Turquía lleva mucho tiempo coqueteando con los islamistas y ahora está recogiendo los frutos de este juego: en el país se han incrementado los atentados terroristas. Algunas de estas fuerzas islamistas podrían haberse sentido “traicionadas” y haber decidido atacar tanto a Rusia como al acercamiento ruso-turco a la vez. Además, el asesinato podría haber sido orquestado por otras fuerzas islamistas externas al Ejército Libre Sirio, cuyos partidarios han celebrado una auténtica fiesta en las redes sociales con motivo del asesinato. Entre ellas podrían encontrarse fuerzas relacionadas con el Frente al-Nusra o Ahrar ash-Sham. Estas organizaciones están apoyadas por fuerzas influyentes en Catar y Arabia Saudí, algunas de ellas cercanas al gobierno. Estas fuerzas se encuentran en una clara desventaja actualmente en Siria, y esto se debe en gran parte a la injerencia militar rusa. Además, detrás del atentado podrían encontrarse fuerzas cercanas al Estado Islámico. Los servicios especiales turcos también han coqueteado con esta agrupación. Esta teoría es bastante probable si tenemos en cuenta que no se han realizado purgas “debido a la relación con el Estado Islámico”.

Versión 3: el terrorista actuó en solitario

Existe una versión más sencilla. Es posible que el asesinato sea obra o bien de un terrorista que actuaba en solitario o bien de un grupo reducido de islamistas. Este tipo de grupos de 1 a 3 personas se han vuelto más frecuentes en muchos países. En esta ocasión también podría tratarse de uno de estos casos. Uno de los factores que podría haber empujado a este policía de 22 años a cometer el asesinato podría haber sido el histerismo informativo desatado por muchos medios de comunicación de todo el mundo sobre las acciones de Rusia y Asad en el este de Alepo. Los medios turcos no se quedaron atrás en esta campaña, que ganó especial fuerza en el contexto de la operación a gran escala para la liberación de la ciudad iraquí de Mosul de manos del Estado Islámico emprendida por el ejército de Irak y varios destacamentos chiíes y kurdos. En el segundo caso, los medios que insisten en los “bombardeos barbáricos” del este de Alepo y sobre unas supuestas pérdidas “masivas” entre la población civil, guardan silencio cuando se trata de la operación en Mosul, donde hay más civiles, la operación es más amplia, la oposición étnica es más aguda y las acciones del Estado Islámicos son todavía más barbáricas. La impresión obtenida por este sensacionalismo mediático podría haber decidido al asesino a “vengar a Alepo”.

Versión 4: los kurdos

En teoría, la versión kurda también es posible. Los kurdos podrían estar vengándose de Ankara por todo lo que les está haciendo en el norte de Siria, organizando allí una “zona sanitaria” en los territorios libreados del Estado Islámicos con los esfuerzos de las formaciones kurdas. Sin embargo, esta versión parece bastante poco probable: es difícil imaginar que en la policía turca trabaje un hombre relacionado con los kurdos. La discriminación étnica es muy alta en esta estructura.

Versión 5: una operación de la OTAN

Existe también una versión totalmente delirante. Algunos políticos rusos afirman que el asesinato del embajador podría ser resultado de una “operación secreta de la OTAN”. Esto daría para escribir historias de detectives, como la igualmente escandalosa versión de la “venganza de Obama a Putin”. Pero esta versión, si se reflexiona por un segundo, se descarta rápidamente con la sencilla pregunta: ¿para qué necesita la OTAN un casus belli contra Rusia? El propio hecho de que estas versiones quepan en la cabeza de algunos políticos es más bien una muestra de hasta qué punto están deterioradas actualmente las relaciones entre Rusia y Occidente en general y Estados Unidos en particular. En esta situación, sigue siendo mejor no caer en este sensacionalismo informativo y propagandístico. Ya podemos ver a dónde pueden conducir estas cosas, ya que el asesinato del embajador Kárlov se produce precisamente en el marco del histerismo reinante alrededor de Alepo. Y eso es lo más importante, independientemente de cuál sea la versión definitiva sobre este asesinato.