# Terrorismo

Sendero Luminoso y grupo radical del Etnocacerismo conforman alianza terrorista con vínculos islamistas en el VRAEM

En la inexpugnable zona del Vraem, Víctor Quispe Palomino, cabecilla de remanentes senderistas en la zona, eligió a un llamado ‘Camarada Eloy’ o ‘Sacha’, cabecilla de un movimiento radical, como su representante para organizar la nueva la ‘lucha armada’. La difusión de una imagen del cabecilla terrorista Víctor Quispe Palomino, alias camarada ‘José’, con un personaje identificado como ‘Sacha’, erróneamente vinculado con Antauro Humala, disparó todas las alertas. Los servicios de Inteligencia adviertieron de la gestación de un nuevo grupo subversivo que uniría a Sendero Luminoso con la llamada “Asociación Plurinacional de Reservistas del Tahuantinsuyo” (Aspret), liderada por este personaje, y lo más peligroso sus posibles vínculos con Hezbolah en la zona.

La imagen que mostramos testimonia la ceremonia en el Vraem, en la que Sendero y Aspret sellan su alianza y nombran al llamado ‘Camarada Eloy’ o ‘Sacha’, embajador del militarizado Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, ante instancias nacionales e internacionales. Esta alianza se denomina “Frente Unido Democrático Andino Revolucionario del Perú”, que espera ser una milicia internacional, propugna la lucha armada para imponer el socialismo en el Perú y la expulsión de lo que ellos consideran una invasión yanqui.

El ‘Camarada Eloy’ o ‘Sacha’ sería el encargado de representarla, reclutar y organizar la llamada ‘revolución en todo el país”. Se debe indicar que el ‘Camarada José’ es el cabecilla de los remanentes de Sendero Luminoso en el Vraem y por el que ofrecen una recompensa de cinco millones de dólares. Brinda seguridad a los laboratorios y envíos de cocaína en la zona.  De acuerdo con el congresista Octavio Salazar (Fuerza Popular), este revela nada menos que una “sociedad” entre la organización terrorista que opera en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) y el movimiento que lidera Antauro Humala. “Ha habido un acercamiento, ya permanente, en Vizcatán (Ayacucho), en el Vraem. Se ha juntado Sendero Luminoso, encabezado por ‘José’ Quispe Palomino (…) y también está ‘Sacha’, el lugarteniente de Antauro Humala.  En la imagen se observa a 18 jóvenes más, quienes son nada menos que niños captados y adiestrados por Sendero– que ya crecieron y forman ahora parte de las huestes subversivas.

las Fuerzas de Operaciones Especiales del Vraem, un comando combinado de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, investigaron la instantánea para determinar si el acercamiento entre SL y el etnocacerismo es una alianza o una reunión fortuita. Sin embargo, advirtieron que en dicha zona SL se ha expandido considerablemente, abarcando grandes territorios entre Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Junín. Asimismo, detallaron que “Sacha” es un emisario de Antauro Humala -preso por la toma de la comisaría de Andahuaylas el 1 de enero del 2005, que dejó seis muertos- y que coordina a nombre del etnocacerismo con diversas organizaciones sociales. Sacha”, cuya verdadera identidad se mantiene en reserva, ha trabajado estrechamente con Florindo Eleuterio Flores Hala, el camarada “Artemio”, un importante cabecilla senderista que fue capturado en febrero del 2012 en Tocache, San Martín. Respecto a si ejerce algún liderazgo dentro del etnocacerismo, las fuentes que ha investigado SECINDEF refirieron que eso aún se encuentra en investigación, aunque adelantaron que lo más probable es que sí tenga un mando importante, debido a que ha aportado mucho a dicha organización.

El enigma ‘Sacha’ o ‘Eloy’

Este personaje es Eddy Villaroel Medina, se presenta como el ‘Camarada Eloy’. Es un licenciado del Ejército que, a decir de él mismo, se habría retirado del Movimiento Etnocacerista después del  Andahuaylazo. Sin embargo, las redes sociales del movimiento liderado por Antauro Humala indicaron que Villaroel Medina no integró la organización ni participó en las rebeliones de Locumba y Andahuaylas. ‘Sacha’ o ‘Eloy’ es el cabecilla de Aspret y del movimiento militarizado ERAT, conformado por licenciados y reservistas de las FF.AA. Las huestes del ‘Camarada Eloy’ o ‘Sacha’ se presentan como un grupo militarizado, llamado etnonacionalismo, presentes en los conflictos sociales en las diferentes regiones del país, con la finalidad de exacerbar los ánimos y promover la violencia. Según los informes, ‘Eloy’ o ‘Sacha’ está mejor organizado que los etnocaceristas de los que dice provenir, incluso estaría captando un mayor número de reservistas y organizándose en diferentes comunidades de la sierra y la selva. Es allí donde entrena a sus grupos armados. Se ha detectado la presencia de Aspret, principalmente en Oxampampa (Pasco), aunque también en Cusco, Puno, Arequipa, incluso en Lima. Sin embargo, se les ha detectado en los conflictos sociales producidos en Cajamarca, Tacna y Moquegua, Madre de Dios. Informes de inteligencia internacionales revelan que esta organización semiclandestina se ha visto fortalecida con el apoyo de grupos islámicos vinculados a la organización terrorista libanesa Hezbolá.

 

La ideología Aspret

Aspret, en sus lineamientos, dice que es el legado de resistencia revolucionaria desde “la invasión española” y ratifican que se mantendrá firme en la lucha al lado de los pueblos. Señalan que todas las corrientes de lucha afines deben ser valoradas y respetadas, pese a las diferencias ideológicas, pues aspiran a formar una gran alianza contra el sistema democrático. Además, indica Eloy, en uno de sus manifiestos, que “nuestro patriotismo nos conducirá a tomar decisiones prudentes hacia una insurgencia Popular”. Señalan como sus enemigos a “la casta de politiqueros corruptos y traficantes que hace 500 años vivieron saqueando y mintiendo al pueblo y que ahora (…) trabajan para sus amos, el sistema neoliberal imperialista norteamericano y sus aliados”.

El militarizado partido comunista del Perú dirigido por los hermanos Quispe Palomino ha iniciado una nueva fase dentro de sus operaciones, esta vez al igual que otros grupos terroristas como el Comité de Base Mantaro Rojo, busca utilizar a organizaciones civiles para sus planes, denominados como planes de contra-campaña.

El Militarizado partido comunista del Perú, MPCP, dirigido por los hermanos Quispe Palomino y los terroristas “Braulio” y “Franco”, son un nuevo grupo terrorista del VRAEM, que se ha separado de sendero luminoso, hace algunos años y que de acuerdos a los “Diarios terroristas del VRAEM” constituyen junto con el Comité de base Mantaro Rojo, una nueva amenaza terrorista en el país. El MPCP, estaría ensayando una nueva forma para poder salir del VRAEM y extender sus planes de lucha armada en el país. El Plan de su campaña del 2018, consiste en utilizar a organizaciones civiles para supuestos acuerdos de Paz e infiltrarse en las próximas elecciones regionales y municipales.  El plan de campaña del MPCP, se ha dado al ver como otro grupo terrorista como es el comité de Base Mantaro Rojo, desde el VRAEM tiene una red internacional de colectivos aliados en varios países y que además tiene presencia en universidades como San Marcos y Villarreal en Lima y otras universidades del país. El MPCP ha decidido utilizar a organizaciones civiles para diversos fines. Que van desde la infiltración en las próximas elecciones regionales y municipales de este año, hasta el conseguir un supuesto acuerdo de paz e impunidad con el gobierno de Martin Vizcarra.  El MPCP como parte de su plan de campaña estaría por buscar un supuesto acuerdo de paz e impunidad con el gobierno de Martin Vizcarra. Este supuesto acuerdo de Paz, estaría inspirado en el acuerdo de las FARC de Colombia. Para este fin se estaría reuniendo con diversas organizaciones como el  colectivo ASPRET y frentes de defensas de localidades del VRAEM.

Aspret hace algunos días emitió un comunicado, en el cual además de hacer una defensa cerrada del MPCP y los hermanos Quispe Palomino, desconociendo incluso los actos terroristas criminales que cometieron en el VRAEM, señalan que son “Mediadores” entre el MPCP y las fuerzas del ejército y que esta mediación tiene como una de las finalidades “evitar más derramamientos de sangre” Los integrantes de ASPRET al parecer, desconocen e ignoran los actos terroristas que han cometido los hermanos Quispe Palomino en el VRAEM, los cuales van desde asesinatos a valerosos miembros de las fuerzas armadas y policiales hasta el narcotráfico. Aspret estaría siendo utilizado por el MPCP al igual que otros colectivos a los cuales les venderían una historia distinta a la realidad de los hechos en el VRAEM.   Parte de este ensayo de acuerdo de Paz del MPCP, tiene como finalidad además la impunidad para los crímenes que cometió el MPCP en el VRAEM, buscar el retiro de las fuerzas armadas, zonas desmilitarizadas y poder mediante esto controlar sin ningún problema el negocio del narcotráfico en la zona. Para este hecho se ha reunido, según información de las fuentes citadas por SECINDEF, con algunos colectivos y frentes regionales en la zona del VRAEM, y estaría por reunirse con otros más en las próximas semanas. El plan de los Quispe Palomino es reunir un conjunto de fuerzas civiles que apoyen el supuesto acuerdo que no encierra otra cosa más que un plan siniestro para expandirse por el país. Es decir una operación terrorista a gran escala.  Los planes del MPCP no sólo incluye un supuesto acuerdo de Paz en el VRAEM, sino que además buscan apoyar a organizaciones distritales, provinciales y regionales en el VRAEM para las próximas elecciones regionales y municipales en el país. El MPCP busca no sólo infiltrar postulantes en las próximas elecciones, sino que de ser el caso constituir una red de candidatos financiados con dinero del narcotráfico. Una modalidad que de acuerdo a nuestras fuentes ya estaría en uso, pero aun en una fase incipiente. Es lo que hemos denominado las “Lavanderias del VRAEM” que serían alcaldes que han sido financiados en sus campañas políticas con fondos del narcotráfico, es decir con el Auspicio del MPCP.

No hay que olvidar en estos grupos tienen sus conexiones con el narcotráfico y los grupos terroristas como Hezbolah 

En el caso del Perú, no se puede descartar como una posible grave amenaza, que el territorio peruano sea “seleccionado” como “teatro de operaciones” para consumar un atentado o mega-atentado terrorista (o atentados múltiples y sucesivos) contra intereses de las potencias occidentales e Israel, en pugna con Irán y/o Siria, incluido un ensañamiento con Francia por su intervención militar en Mali para desarticular la expansión terrorista fundamentalista islamista en África Occidental. Según este último enfoque, el atentado en el Perú podría ser el resultado de una decisión conjunta o coincidente de grupos terroristas del fundamentalismo islamista, convergentes con objetivos de la República Islámica de Irán, incluidos Hezbollah, Al Qaeda y/o Hamás; los mismos que -teniendo conexiones entre sí ya operan en la región latinoamericana, y por lo tanto, podrían ejecutar un ataque multi-propósito con un particular modus operandi y contra países que consideran sus enemigos comunes. En tal sentido, ya desde su informe anual relativo al 2012, sobre terrorismo mundial, el Departamento de Estado de EE.UU. advirtió que la actividad terrorista de Irán y la milicia libanesa Hezbollah ha alcanzado un ritmo que no se veía por lo menos desde la década de 1990, con ataques repartidos en el sudeste asiático, Europa y África, confirmando una tendencia que se mantiene hasta a la fecha. Adicionalmente probando los lazos Irán-Al Qaeda, la administración Obama indicó en octubre del 2012, a Muhsin al-Fadhli y a su representante, Adel Radi Saqr al-Wahabi al-Harbi, como elementos de Al-Qaeda que “facilitan el movimiento de fondos y agentes a través de Irán en nombre de la red terrorista Al-Qaeda”. Este panorama de inseguridad empeora, dado que la cantidad total de cocaína que sale del VRAEM por vía aérea, se estima entre 100 y 200 toneladas que son traficadas desde el Perú hacia Bolivia anualmente, con ruta final hacia Brasil mayormente; donde el VRAEM es la principal región peruana de producción de hoja de coca y de cocaína, y junto con la región Pichis Palcazu, uno de los puntos claves de partida para los vuelos con drogas. Una cantidad significativa de cocaína también deja Perú por otras rutas. Una parte de la cocaína se trafica a través de la Amazonía hacia Colombia, existen vías terrestres que salen tanto hacia Ecuador como Chile, y también se ha sabido que grandes envíos salen de la Costa Pacífica (“90% de la cocaína del VRAEM de Perú se mueve por vía aérea. Junto a estos “factores simultáneos de riesgo” descritos, resulta verosímil un potencial atentado (s) en el Perú, al tener en cuenta que el gobierno de EE.UU. y otras fuentes creíbles han confirmado los enlaces entre el régimen de Irán con Hezbollah y Al- Qaeda, mientras a su vez Hezbollah ya ha participado con cárteles del TID mexicanos y colombianos en una red internacional del narcotráfico (“Red Joumaa”) extendida por EE.UU., México, Panamá, Venezuela, Colombia, Líbano, África Occidental y Europa, donde se incluyen operaciones de lavado de activos desde Colombia y Venezuela en colaboración con cárteles mexicanos y colombianos.
Por lo demás, al haber logrado los cárteles de la droga mexicanos y colombianos, una posición hegemónica en el Perú, podrían apoyar atentados en territorio peruano planificados y ejecutados por la troika terrorista Irán-Hezbollah y/o Al-Qaeda, en un ambiente propicio dado que la franquicia Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ya realiza operaciones de TID y tráfico de armas con las FARC de Colombia y narcotraficantes mexicanos y/o colombianos; sin desecharse tampoco en este probable concierto narcoterrorista la adherencia cómplice de SL-VRAEM por su extremismo, fuerte involucramiento en el TID y los contactos de SL-VRAEM con las FARC; reportados por la Dirección de Inteligencia Policial (DIPOL) de Colombia a la Dirección contra el Terrorismo del Perú (DIRCOTE) mediante unos cincuenta correos electrónicos incautados de las computadoras portátiles de los abatidos cabecillas de las FARC, Víctor Suárez Rojas alias “Mono Jojoy” y Guillermo Sáenz Vargas alias “Alfonso Cano” Los correos revelarían que las FARC y SL-VRAEM coordinaban sobre tres aspectos:
a) La planificación de eventuales acciones militares conjuntas
b) La compra de armas por las FARC a SL-VRAEM desde el Perú
c) Coordinación de acciones criminales que les provean de recursos financieros. Incluso ambas organizaciones terroristas habrían concretado reuniones y operaciones conjuntas en el Perú, con participación del cabecilla de SL-VRAEM, Víctor Quispe Palomino y otros más.